miércoles, 29 de mayo de 2013

Medita para ser un mejor líder

liderazgo_meditacion
La meditación permite enfocarte en el presente e identificar actitudes negativas. Practícala diariamente.

Dirigir un negocio puede ser una montaña rusa de emociones, y es fácil quedarse atrapado entre las preocupaciones sobre el futuro o las frustraciones del pasado. La meditación ayuda a concentrarse en el presente, lo cual facilita al emprendedor enfrentarse mejor a cualquier situación y a tener un estilo de vida más equilibrado.

La meditación también disminuye la ansiedad y el desgaste. Al entrenarte a estar en el momento, puedes desarrollar la paciencia, resolver problemas de una forma más calmada y a tratarte mejor a ti mismo y a los demás cuando las cosas salen mal.

El proceso de meditación es sencillo: Siéntate derecho en una posición cómoda en tu escritorio, sillón o piso y establece un temporizador por 10 minutos. Fija tu vista en un punto a no más de un metro de distancia y enfócate en tu respiración. Conforme vayan surgiendo los pensamientos, adviértelos y déjalos ir.

El reto se encuentra en convertir este ejercicio en una disciplina diaria, así como en estar dispuesto a trabajar en tus hábitos y conductas negativas. Debes ser muy generoso contigo; los obstáculos y frustraciones llegan, pero gritarte mentalmente resulta contraproducente.

Los beneficios de meditar podrían parecer demasiado sutiles en un comienzo, pero practicarla regularmente puede ayudarte de tres formas en tu espacio laboral:

1. Terminar con pensamientos poco productivos

Las personas tendemos a obsesionarnos con temas comunes, como frustraciones acerca de un colega, preocupaciones sobre futuras presentaciones o arrepentimientos de conductas pasadas.

Este tipo de pensamientos se convierten en distracciones habituales, lo que afecta las relaciones y toma de decisiones. La meditación es una herramienta de entrenamiento que te ayuda a hacerte familiar con los pensamientos que se repiten constantemente. Para romper con estos patrones durante la jornada laboral, es recomendable tomarte un pequeño descanso cada hora.

En éste, deja de ver la pantalla de tu computadora y enfócate en tu respiración, notando los pensamientos que surgen y dejándolos ir. Al hacer esto, iniciarás cada hora con un nuevo punto de vista, lo cual ayuda a mantenerte concentrado.

2. Enfocarte en lo que quieres ser

La meditación es un proceso de aprender quién eres, qué quieres ser y cómo llegar a ello. Identificar los patrones de pensamiento durante la meditación te permite estar consciente de tus hábitos, lo que te ayuda a elegir cuáles conservar y cuáles dejar ir. Esta consciencia facilita establecer intenciones claras del impacto que quieres tener.

Para añadirle valor al mundo a través de tu trabajo, debes desarrollar tus metas de negocio y practicar las cualidades que intentas cultivar. Por ejemplo, si quieres ser generoso, pregúntate qué significa crear un negocio basado en la generosidad y qué acciones necesitas realizar diariamente para ser un líder generoso.

Los valores que elijas deben ser evidentes en tus productos, negocio y cultura empresarial.

3. Confiar en tu sabiduría innata

Los budistas creen que todo ser humano tiene una sabiduría innata, que básicamente es la esencia de quién eres.  Es la raíz de los instintos, la creatividad e inspiración. Cuando una idea se te ocurre, ésa es tu sabiduría innata trabajando.


La meditación te permite acceder a esa sabiduría por medio de estar en el presente. Mientras practicas este ejercicio, identifica los momentos en tu día en los que te sentiste bien y genuino; ésos son los que expresan tu sabiduría innata. Recuerda que toma tiempo antes de sentirte completamente auténtico. La meditación no es un paso rápido para alcanzar esta autenticidad, pero sí uno seguro.

lunes, 6 de mayo de 2013

Liderazgo: ¿Eres un impulsor del cambio?


“Lo único constante es el cambio” ésta frase atribuida a Heráclito ya es parte de la historia y nos habla de una verdad que se vive en todo momento en las organizaciones.

Sea que los cambios vengan de fuera o dentro de la empresa, debemos estar dispuestos a enfrentarlos.

Como seres humanos lo normal es que busquemos la estabilidad, la tranquilidad que da la seguridad.

Por: José Manuel Pujol H

No queremos estar hoy en una posición de incertidumbre y mañana continuar allí, pero lo común es que mañana se deba seguir luchando con la misma sensación de incertidumbre que hoy.

Ya deberíamos estar acostumbrados pero no es así. Como líderes sabemos que hay que seguir hacia adelante manejando los cambios que continuamente se presentan. En este caso, lo mejor es decidir de una vez por todas convertirse en su amigo fiel.

En esta oportunidad quiero dejarte 3 Tips sencillos para ser un impulsor del cambio!

1) Impúlsate a ti mismo!

Los líderes son ejemplo, de eso no hay duda. Si quieres que algo se haga, hazlo tú primero y verás que tus colaboradores te seguirán.

Impulsarse a uno mismo comienza con enfrentar sus propios miedos. Son ellos los que forman esa barrera desde la cual observamos todo lo que está afuera y que quisieras lograr.

Cuando decides enfrentar tus miedos estás literalmente subiendo un escalón (o más de uno) hacia lo que deseas. Te estás diciendo a ti mismo que si eres capaz y generando auto-confianza para dar otro paso hacia arriba.

Si te mantienes en el mismo lugar de satisfacción por mucho tiempo, sin tomar nuevos riesgos calculados, sin buscar hacer grandes proyectos que te asusten, entonces te vas acostumbrando a un estado que yo llamo “esfuerzo mínimo” y desde allí es poco lo que puedes mejorar.

En cambio, si continuamente estás venciendo esos pequeños miedos que te frenan, estarás en poco tiempo impulsándote hacia nuevos niveles de logros que te elevan y exigen un mayor esfuerzo. Cada vez, ese nivel de esfuerzo se hará más grande y robusto haciendo tu carácter más fuerte para asumir nuevos y mayores retos.

Serás un impulsor de tus propios cambios y así llegaras a tu máximo potencial. Serás un ejemplo para tu equipo que verán que a medida que uno mismo se eleva el listón, se pueden lograr cosas mayores.

2) Impulsa a otros!

Un líder tiende a ver en otros lo que ellos muchas veces no son capaces de ver.

Se puede decir que uno termina liderando los talentos de las personas más que a la gente misma. Muchos no se percatan de sus dones y talentos porque sencillamente necesitan un espejo para mirarse.

Es allí donde entran los buenos líderes. Ellos son ese espejo que les muestra el potencial que tienen y de lo que son capaces de hacer.

Empezar por plantearles retos los hará enfrentarse a sus propios miedos y así los estarás desafiando a romper sus propias barreras.

Impulsar a otros también tiene que ver con dar confianza acerca de sus capacidades. No podemos esperar que alguien muestre todo su potencial si no se le da la oportunidad de hacerlo. El líder debe apartarse a un lado y dejar que sus colaboradores se hagan cargo de los proyecto.

Mantener la autoridad pasa primero por dar la autoridad. Dejar que los colaboradores emprendan proyectos innovadores es una excelente manera de generar cambios que puedan ser beneficiosos para todos. Por supuesto, se debe estar atento para orientar y ser guía ante posibles dudas y dar sugerencias que ayuden a ver mejor el panorama.

3) Impulsa ideas!

La mejor fuente de ideas de una organización está dentro de ella misma, en sus colaboradores.

Los avances más grandes de la historia surgieron de las ideas de alguien que lo creyó posible. Por eso Mark Twain dijo una vez: “Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa”.

Impulsar ideas significa que el primero que está abierto a las nuevas ideas es el líder. Quiere decir que no se asombrará cuando uno de sus colaboradores se aparezca en una reunión con una idea que al principio parece descabellada.


Los líderes deben ser impulsores de las ideas tanto propias como de los demás, porque son las ideas las que cambian el presente y hacen un mejor futuro.

Si no fuese por las grandes ideas que alguien impulsó en el pasado, hoy el mundo sería distinto. Steve Jobs fue un gran impulsor de buenas ideas, así como Martin Luther King. ¿Te imaginas el Basketball sin que juegue la gente de color? Pienso qué sería aburrido. Agradecido estoy con Martin por sus estupendas ideas sobre la igualdad!

Así mismo pasa en las organizaciones. Grandes ideas generan grandes cambios y son los líderes los que están llamados a encaminarlos para que resulten en excelentes logros.

Los cambios están en todas partes. La misma naturaleza cambia durante el día. Sales en la mañana con un sol radiante y en la tarde debes resguardarte de la lluvia porque no llevaste un paraguas.

Ser líder implica no solo enfrentar los cambios sino generarlos para hacer de este mundo un mundo mejor. Trillado pero no deja de ser cierto!

Sé el líder que debes ser y empieza a impulsar los cambios que requiere tu organización y tu vida, seguro vale el esfuerzo!

¿Qué cambios haz impulsado en tu organización?

¿Qué cambios quisieras impulsar en tu vida?