lunes, 22 de abril de 2013

Liderazgo: ¿Cómo lograr cambios que perduran?

Todos queremos cambiar algo de nuestra vida. Hacer mejor las cosas y así tener la sensación de crecimiento personal y profesional. Sin embargo, los cambios no son siempre fáciles de lograr. Trate de cepillarse los dientes a una hora distinta a la que generalmente lo hace para que compruebe lo difícil que puede ser.
Por:José Manuel Pujol H
Diariamente nos comportamos sin notar si ese estilo de comportamiento afecta negativamente a otros o por qué no, a nosotros mismos. Son años haciendo las cosas de la misma manera hasta que llega un día en que por alguna razón nos percatamos de que si seguimos así no lograremos los sueños que nos hemos propuesto.
La capacidad de reflexión es una cualidad que nos diferencia de los animales. Nos permite vernos a nosotros mismos y observar como si estuviésemos de lejos esas cosas que nos gustan de nuestra personalidad pero también aquellas que quisiéramos cambiar.
Sin embargo, sabemos que cambiar no es tarea fácil. Son varias las veces que seguramente nos hemos dicho a nosotros mismos frases como: este año si lo voy a hacer, ésta vez sí cambiare, entre otras muchas. La realidad es que los resultados son siempre los mismos.
¿Estamos destinados a ser como somos por el resto de la vida? ¿Es posible hacer cambios satisfactorios? ¿Cómo lograr cambios que perduren?
Aquí te dejo 3 ideas “cruciales” para lograr cambios que realmente perduren!
1) Cambia tu enfoque!
Tal vez no te hayas dado cuenta pero hay algo curioso con aquellas cosas que queremos cambiar. Sucede que si realmente quieres cambiar algo la clave es no pensar en eso que quieres cambiar. ¿Cómo así? Es sencillo. La mente actúa por órdenes. Si le ordenas algo simplemente hará lo que le has mandado. Podría decirse que la mente es el mejor soldado que existe.
Si tu deseo es cambiar tu alimentación por una con menos grasa lo que debes hacer es dejar de pensar en toda la comida con grasa que has comido y enfocarte en una imagen clara del tipo de comida que quieres comer y los beneficios que eso te va a traer: salud, vitalidad, energía, para disfrutar mejor de la vida. Es decir, terminas haciendo aquello en lo que piensas.
Empieza a enfocarte en las cosas que quieres mejorar y olvídate de lo que aún te queda por cambiar. Sin darte cuenta iras tomando decisiones en base a esa imagen nueva que tienes. Lo importante es que sea muy clara y que te cause emoción para que te motive cada día a seguir enfocado.
2) Sustituye tus hábitos!
¿Qué difícil es modificar hábitos viejos? Podemos pasar años haciendo algo solo por inercia. Si algo o alguien no nos muestra que algo está mal, o que hay una mejor manera de hacer las cosas nunca lo podremos modificar.
Lo importante aquí es saber que sencillamente no podemos cambiar los hábitos, lo que si podemos hacer es sustituirlos. Es decir, la única manera de adquirir nuevos hábitos es colocando uno nuevo “encima” del otro de modo que el viejo desaparezca.
Por supuesto requiere un gran esfuerzo. Se necesitan 21 días seguidos para que puedas formar un nuevo hábito y dejar el viejo en el olvido. Aquí está lo difícil. En esos 21 días. Vas a necesitar anotar todo en tu agenda, colocar la alarma de tu reloj para recordarte lo que debes hacer. Querrás desistir al día 12, pero persiste. Recuerda que son 21 días para crear tu nuevo hábito pero basta con 4 o 5 días sin hacerlo para regresar a tus antiguas costumbres. Aquí el enfoque y claridad que tengas es determinante para animarte a continuar.
3) Renueva tu concepto de disciplina!
Confieso que cuando tenía menos edad no veía la disciplina como algo importante. De hecho la rechazaba por parecerme algo tedioso y aburrido que debía hacer todos los días. Me gustaba mucho más la espontaneidad y “libertad” que creía me daba una vida sin disciplina.
Hoy puedo decirte que he tomado la disciplina como mi compañera de viaje en todo lo que emprendo sea grande o pequeño: agenda, horario semanal, hora a la que me levanto, libros que leo, gente con quien me relaciono, entre otras cosas. Puedo decir que todo gira alrededor de la disciplina.
Lo relevante de esto es que me ha dado más libertad que cuando no la tenía en mis planes. Ahora puedo coordinar mi tiempo y no siento que se me escabulle en cosas que no son prioridades o imprevistos irrelevantes que antes parecían urgentes.
Sin disciplina es imposible pensar en llegar a algo satisfactorio en la vida. Se convierte en ese Mentor invisible que te marca el camino para no desviarte en cosas vanas y lograr esos cambios de conducta que necesitas y quieres para alcanzar lo que te has propuesto.
Te he compartido 3 ideas “cruciales” para lograr esos cambios de manera que si perduren. Por supuesto no son fáciles de sostener en el tiempo. El enfoque requiere decisión para mantener la mira en tu blanco, tus hábitos forman tu carácter ya que te lleva a hacer lo que tienes que hacer a pesar de que no quieres hacerlo.
Sé el líder que debes ser y toma la decisión de hacer cambios que perduren en tu vida!
Fuente: Catalisisblog

No hay comentarios:

Publicar un comentario