martes, 22 de enero de 2013

El Liderazgo empresarial empieza por el personal


Tal vez pueda parecerle innecesario hablar en los términos en los que se apoya este artículo, pero la verdad es que muchos administradores consideran que el éxito de su negocio se debe exclusivamente a factores externos a sus propias facultades y logros personales, pero nada hay más lejano a la realidad. Una organización no es más que el reflejo de lo que sus colaboradores son, de la manera como hacen las cosas y de la forma cómo internamente se configure, asuntos estos que son evidentes cuando se ejerce el liderazgo efectivo, basado por supuesto en la gente.

Uno de las premisas más importantes cuando se habla de este tema es que los líderes se hacen, no nacen. Si usted desea hacer parte de los líderes actuales debe tener en cuenta que el liderazgo es un proceso por el cual una persona influencia a otras con el propósito de alcanzar un objetivo determinado y dirige una organización de manera que la hace coherente y cohesionada. Es decir, el liderazgo es el proceso por el cual una persona influencia en otros para lograr metas comunes.

Note entonces que influir significa hacer parte de, participar, no obligar, ni coaccionar para que una tarea sea realizada. Si las tareas que se propone en su organización conllevan a un beneficio colectivo, está por el camino indicado para convertirse en un verdadero líder y el liderazgo por supuesto el indicado.

Como se anotó al inicio, el liderazgo personal tiene sus raíces en un profundo y honesto conocimiento acerca de quién es usted, que tanto conoce, incluso cuáles son sus debilidades y fortalezas y que tanto puede hacer por la organización. Que sea líder no significa que tenga que saber hacer todo, simplemente saber quién puede hacerlo de manera más eficiente y eficaz que usted. Recuerde que son las personas que trabajan para usted las que determinan que tan buen líder es, no lo que usted piense que está haciendo.

Cada persona en su organización es un ser distinto, con diferentes necesidades y maneras de entender y hacer las cosas. Por tal razón, lo que pueden motivar a sus colaboradores es tan diversos que resultan difíciles de enumerar.

Los seguidores son indiscutiblemente parte esencial de la definición de liderazgo, son ellos quienes en última optan por seguir o no a determinadas personas, son implacables a la hora de juzgarlo por sus actuaciones cuando éstas no corresponden con el ideal trazado por la organización, pero también son fieles a quiénes siguen y en quién confían. Todas las acciones que usted efectúe deben estar acorde con los principios y filosofía de su empresa, actuar éticamente es fundamental para consolidar una imagen confiable. Por eso, ganar la confianza de sus seguidores es algo a lo cual le debe empeño y constancia permanente.

Para alcanzarla, ayude a sus empleados a entender cuál es la estrategia la empresa en general, a comprender cómo contribuyen al logro de los objetivos de la empresa donde trabajan y comparta información con ellos sobre lo que la compañía está haciendo y el aporte que cada uno hace para alcanzar esos logros

¿Qué hace que una persona decida seguir a un líder? Dos cosas: una, el respeto que inspira y, la otra, el hecho de tener claridad sobre lo que quiere para su organización.

El respeto se adquiere en la medida en que a usted lo vean como parte del equipo y no como el que solamente está para dar órdenes o corregir con penalizaciones las faltas cometidas por algunos de ellos.

Comprométase con ellos a alcanzar juntos las metas. Haga evidente su aporte pero resalte el de ellos públicamente, el dinero no es todo lo que motiva a un empleado. A veces basta con un sencillo reconocimiento.

El liderazgo, como puede ver, en términos generales, es una actitud, se aprende a tenerla, se vuelve parte de su actividad diaria no sólo en el trabajo, sino en su vida personal. Un líder es proactivo, no reactivo, se esmera por hacer el trabajo en equipo y no por grupos, y por sobre todo, un buen líder es carismático, humilde cuando hay que reconocer sus errores, pero aguerrido a la hora de enfrentar los desafíos que el mundo de hoy le exige.

1 comentario:

  1. Estoy totalmente de acuerdo, un lider no puede llegar a serlo si no tiene a nadie que le siga, si no se convertiria en un dictador que simplemente implanta unas directrices a sus "subordinados".
    El lider no ha de ser el mejor de un equipo,si no el que consigue extraer lo mejor del equipo, asignando a cada miembro la funcion que mejor pueda desempeñar.
    Mi unica duda es:¿son siempre adecuadas las estrategias empresariales?es decir,¿tiene siempre un lider el margen de actuacion suficiente para poder conseguir el maximo potencial de su equipo?¿y que se lleve acabo de manera adecuada?

    ResponderEliminar