lunes, 31 de diciembre de 2012

8 Claves para Liderar desde el Amor

¿Quién sabe qué es bueno? ¿Quién sabe qué es malo? 

Una parte importante de nuestro tiempo la pasamos juzgando a los demás, sabedores de la versión que deben representar y que, por supuesto, no están expresando. Es una tendencia habitual. “¿Cómo puedo hacer que cambie(n) el(los) otro(s)? Todo ello nace, probablemente, de la creencia de que nuestra vida está impactada por lo “malo” que nos hacen, y que no depende para nada, o poco, de nosotros mismos.

Por: Liberto Pereda

¿Quién sabe qué es bueno? ¿Quién sabe qué es malo?
Detrás de la “sombra” hay un regalo. La sombra no deja de ser una proyección, que nace de nuestras creencias. Un aspecto que, en general, rechazamos. Lo que la convierte en sombra es la sobre utilización de nuestro talento, de nuestro regalo. No es tanto, así, algo que rechazar, sino algo que descubrir, aceptar y modular a través de la acción consciente. A través de la respuesta creativa.

Un liderazgo que para ser completo y estar en equilibrio, necesita ser desarrollado desde estas ocho claves:

  1. Visión, buscando liberar todo el potencial creativo, manteniendo la mente, el corazón y la voluntad, abiertos a todas las posibilidades.
  2. Presencia, para percibir, en todo momento, la condición presente, y apreciar todo lo que nos llega.
  3. Confianza, para explorar nuestros días siempre desde el “edge”, y poder así sentir la dirección que nos indica el corazón.
  4. Propósito, para mantener el rumbo necesitamos saber a dónde queremos ir, individual y colectivamente.
  5. Equilibrio, para asegurar que nos desarrollamos en todos los ámbitos y contextos de nuestra vida.
  6. Aprendizaje, estando atentos a los ciclos, a las causas y efectos, buscando en el ritmo natural nuestro crecimiento.
  7. Acción, a partir de estrategias simples y claras, reconociendo que disponemos de todos los recursos necesarios.
  8. Entusiasmo, asegurando que nos movemos en la vitalidad y en la integridad, que todas las voces son escuchadas.

Son ocho miradas distintas que abrazar al mismo tiempo. Con ello, descubriremos que nos convertimos en nuestro mejor yo para el mundo, dejando atrás definitivamente la obsesión de ser los mejores del mundo.

martes, 25 de diciembre de 2012

El lado oscuro del liderazgo carismático: Cuatro peligros y tres antídotos.


Tomas Chamorro-Premuzic, profesor de Psicología de la Empresa en el University College de Londrés, en el HBR NetworkBlog del pasado 16 de noviembre plantea que la mayor parte de las personas piensan que tener carisma es vital para ser un buen líder ya que es indispensable para mantener la atención de la audiencia.

Por: Isabel Carrasco González. Hablemos de liderazgo.


Desde su punto de vista propone que los beneficios a corto plazo de tener carisma se pueden ver neutralizados por sus consecuencias a largo plazo si se utiliza incorrectamente.

Los peligros

El autor destaca una serie de razones para desconfiar del líder carismático y que muestran el lado oscuro del carisma:

1.- El carisma diluye el razonamiento.

Existen sólo tres maneras de influir en los demás: la fuerza, la razón o el encanto. Mientras las dos primeras son racionales (incluso si somos "forzados" a hacer algo, obedecemos por una razón) el encanto no lo es. Éste, mal utilizado, se basa en la manipulación emocional y tiene la habilidad de anular cualquier valoración racional y favorecer los prejuicios en nuestras opiniones.

Los líderes carismáticos, según Chamorro-Premuzic influyen en los demás más por su encanto que por sus razonamientos y cuando éste pierde fuerza o se pierde suelen emplear la fuerza (esta sería la forma de actuar de los dictadores).

2.- El carisma es adictivo.

Los líderes que tienen la capacidad de encantar a sus seguidores se convierten en adictos de su admiración. Una vez pasado el efecto "luna de miel" siguen ansiando contar con altos niveles de aprobación, lo que les distrae de sus objetivos reales. Los seguidores, por su parte, se convierten en adictos al carisma de su líder, reforzándolo con muestras de populismo. El resultado es una dependencia mutua que contribuye a distorsionar la realidad para poder mantenerla.

En muchas ocasiones los líderes carismáticos se mantendrán engañados aunque sus seguidores hayan despertado y les hayan abandonado. El autor pone como ejemplo la actitud de Tony Blair que sigue pensando que la invasión de Iraq supuso un triunfo moral o de Sadam Hussein (que se apoyó en su carisma durante años) que estaba absolutamente convencido de que había servido a su país con dignidad e integridad.

3.- El carisma esconde a los psicópatas.

Éstos en muchas ocasiones se muestran encantadores, para ocultar sus tendencias antisociales, y lograr sus objetivos. El egocentrismo, la capacidad de engaño y de manipulación, junto al egoísmo son en muchas ocasiones comportamientos claves para el desarrollo de carreras tanto en el mundo de la política como de las organizaciones.

4.- El carisma fomenta el narcisismo colectivo.

Las personas pueden ser "encantadas" por otras sólo cuando comparten sus valores y principios fundamentales. Barack Obama no es considerado carismático por los republicanos. En esta línea el carisma potencia nuestras ideologías: nuestra adoración por alguien que expresa nuestras creencias (con frecuencia mejor de lo que podemos hacer nosotros) es un medio socialmente aceptado de amarnos y adularnos a nosotros y a nuestra "tribu".

En definitiva, el autor plantea que, no podemos encontrar a alguien carismático si su visión no se alinea con la nuestra, por lo que la única transformación que los líderes carismáticos podrían lograr es unir a sus seguidores convirtiéndoles en una versión más radical de ellos mismos, consiguiendo que se cierren en sus ideas rechazando otras alternativas.

Los antídotos

Tomas Chamorro-Premuzic señala que a pesar de estos riesgos el lado oscuro del carisma no se suele tener en cuenta y que sobre todo en el mundo occidental deberíamos someternos a una desintoxicación de carisma, especialmente a nivel político. Propone tres recomendaciones para neutralizar los efectos negativos del carisma:

1. Seleccionar científicamente

Seleccionar líderes utilizando herramientas científicamente validadas en lugar de apoyarnos en la "química" o intuición. Como ejemplo el autor señala que los psicópatas suelen obtener buenos resultados en las entrevistas, pero si se utilizan tests psicométricos ampliamente validados los fallos en la personalidad van a ser detectados mejor, ya que son inmunes al carisma.

2. Limitar su tiempo de exposición

En el caso de los políticos, limitar su tiempo de exposición en los distintos medios. Distrae y hace que los políticos carismáticos puedan parecer más competentes de lo que realmente son. Esto no significa limitar la libertad de expresión sino intentar que la información se base más en hechos reales.

3. Buscar el talento

Buscar el talento oculto, lo que supone evitar caer en la trampa del carisma. Existe una paradoja universal que se produce en el mundo del management por la que los profesionales que suelen ascender en la jerarquía de las organizaciones hasta los puestos de mayor poder lo hacen por (en lugar de a pesar de) determinados rasgos de carácter que les van a perjudicar en su desempeño como líderes.

Aunque esta paradoja fue descubierta hace más de 20 años, el autor señala que en las organizaciones se muestran reacios a buscar a candidatos potenciales que no sean exclusivamente los que se auto nominan, en la mayor parte de las ocasiones pasando por encima de los compañeros o atemorizándoles.

Esta puede ser una de las causa principales de la baja representación de mujeres líderes en puestos relevantes, tanto en política como en las organizaciones y explica, también, por qué las pocas mujeres que consiguen romper ese techo de cristal muestran unas personalidades más agresivas, implacables y patológicamente ambiciosas que sus colegas masculinos.

lunes, 17 de diciembre de 2012

5 Herramientas de liderazgo para empresarios de todas las edades


En  la actualidad contamos con varias generaciones de empresarios en la industria comercial, en la actualidad le hemos dado mucho énfasis a los jóvenes empresarios que han logrado un excelente resultado con la creación de sus empresas, sin embargo no podemos dejar de lado a personas que dejaron su legado en el mundo de los negocios y que hicieron posible la creación y evolución de la grandes empresas que conocemos en la actualidad y que hacen parte de nuestra cultura e historia.

Sin importa la edad en la que te encuentres, te enseñamos 5 herramientas de liderazgo para empresarios de todas las edades que debes tener en cuenta, sea cual sea el negocio que manejes.

Estas 5 herramientas de liderazgo para empresarios son aplicables para cualquier país, negocio o contexto social en el cual deban se empleadas, alejándonos de los estereotipos generacionales que en muchas ocasiones limitan la manera de ver los negocios y alteran las perspectivas de transformación que debemos llevar a cabo para prosperar.

5 herramientas de liderazgo para empresarios de todas las edades.

1. Relevancia.

Tanto para las personas que nos rodean como para los grupos de trabajos en general, el trabajo que se realiza debe ser relevante y debe saber transmitirse esa misma relevancia en todos los planos de la empresa, así como al propio cliente. Los empresarios de todas las edades saben que su trabajo es fundamental para hacer la diferencia ante los demás. Los líderes siempre deben transmitir la importancia que tiene su trabajo.

2. Responsabilidad.

De las 5 herramientas, esta es tal vez la más importante, algunas personas son responsables por naturaleza mientras que muchas otras deben aprender a adquirir esta cualidad. Muchas personas piensan que esta cualidad es menos común en los empresarios jóvenes, sin embargo una vez más, esta es una cuestión de actitud y un líder siempre tiene muy claro el significado de la responsabilidad en la empresa, y de predicar con el ejemplo.

3. Motivación.

La motivación es fundamental en cualquier proceso de liderazgo e incluso en muchas ocasiones, esta puede terminar siendo todo un reto para cualquier líder. Muchos líderes convencionales ven el pago de un cheque como motivación suficiente para sus empleados, sin embargo, un líderestratégico ve en la motivación, la verdadera clave para hacer de su negocio algo productivo. Tómate el tiempo para comprender cuales son los elementos que realmente motivan a tus trabajadores, puesto que un trabajador desmotivado no se preocupa por su empresa y este es el primer paso para el desastre.

4. Confianza.

La confianza es una de las 5 herramientas de liderazgo básicas para el desarrollo empresarial, y mucho más ahora cuando los medios sociales y la gran evolución de la tecnología tienen cada vez más auge. Muchos líderes empresariales pueden pensar que al igual que la motivación, la confianza se mide por el pago mensual de un servicio, sin embargo tanto la confianza como el respeto se ganan, quien confía en su líder, confía en su empresa.

5. Conexión emocional.

La conexión emocional tiene su alianza directa con la inteligencia emocional. Un líder con inteligencia emocional comprende muy bien las necesidades emocionales de sus empleados y aprende a realizar una conexión emocional con los mismos. Crear indiferencia con las personas que trabajan en tu empresa hará que muy pronto ellas pierdan el interés real por la misma.

lunes, 10 de diciembre de 2012

5 formas de desarrollar tu liderazgo


Si sientes que no tienes 'madera' de líder, cultiva estas cualidades que te distinguirán como la cabeza de tu empresa.

Un líder es una persona que posee la capacidad de atraer y relacionarse con sus pares, influyendo en las mentes de las personas que trabajan con él. Además, es importante que este líder tenga la capacidad de incentivar, gestionar, motivar y evaluar a un grupo o equipo, entusiasmando a alcanzar un objetivo.


Cuando la estructura de un negocio crece, cada líder debe mantener una perspectiva clara para que la empresa funcione bajo los valores y las metas que rigen a la compañía, de esta manera se logrará el éxito esperado.

Para llevar a cabo esta tarea que no es fácil de conseguir, existen ciertas características que deben desarrollar las personas que ejercen el liderazgo en una organización. Conoce las principales:

Claridad del negocio

La función de líder obliga a asegurarse de crear y mantener una idea clara y atractiva para sus clientes que permita diferenciarse de la competencia. Esta característica permite que la idea central del negocio persista vigente, manteniendo el posicionamiento adecuado de la marca entre los compradores.

Además, sólo sabiendo con certeza qué es el negocio y qué se espera de él se pueden definir estrategias, basándose en objetivos. Por eso debes tener muy en claro qué es lo que quieres lograr como empresario.

Planeación y adaptación

Adelantarte a la idea de la competencia refleja habilidad de liderazgo, debido a que al estar pendiente de los cambios o tendencias podrás planear los ajustes correspondientes que sean necesarios para el negocio y que evitarán que te quedes rezagado en un futuro.

Es necesario que el líder sepa adaptarse e incluso adelantarse a los cambios, de otra manera no podrá mantenerse a la vanguardia del tan movible mercado.

Desarrollo del personal

Ofrecer oportunidades de crecimiento y desarrollo a los trabajadores favorecerá en gran medida al negocio, debido a que permitirás que los empleados se especialicen aún más en determinadas áreas para luego implementar esos conocimientos en la empresa. Identifica bien a cada miembro de tu equipo, preocúpate por sus intereses y por ellos mismos, esto a te servirá para saber a quién te conviene retener y disminuir la fuga de talento.

Debes tener muy bien definida la manera de comunicarte con ellos. Evita siempre cualquier tipo de actitud o arrogancia y mejor crea un ambiente de confianza donde te equipo se sienta libre de hacer sugerencias y compartir problemas.

Retroalimentación

Asegúrate de ser un líder que corrige los errores o percepciones incorrectas mediante la promoción de acciones correctivas oportunas. Abre la mente y sé más receptivo respecto de lo que sucede en el entorno y en el personal. La perfección continua es clave para ser un buen líder.

Haz juntas periódicas en donde todos tus colaboradores participen. Escucha sus ideas y sus propuestas, seguramente en ellas encontrarás buenas soluciones y estrategias. Recuerda que tus empleados son las personas que día a día están en contacto con los clientes y que, por tanto, pueden aportar muy buenas alternativas para cautivarlos.

Si tu equipo presenta alguna queja o tiene algún problema, asegúrate de que se resuelva. Es primordial para ser líder el ser considerado como alguien que es capaz de arreglar las cosas y llevar al equipo al éxito.

Brindar apoyo

Los líderes tienen la capacidad de dar apoyo emocional a aquellas personas que lo necesitan. Además, son conscientes de que ellos son los responsables de su grupo de trabajo y, por tanto, de conseguir las metas establecidas.

Reconocer el trabajo de los empleados aportará a incentivar el trabajo en equipo y a motivarlos, lo que aumentará su productividad. Además, según Best Place to Work, la clave para que una empresa sea considerada como tal reside en la confianza que tienen los empleados en su líder

lunes, 3 de diciembre de 2012

Liderazgo Auténtico En las Organizaciones


Existe un viejo adagio que dice “La Tierra y El Rey Son Uno”. Y desde esta antigua y sabia revelación tenemos que mirar con mayor profundidad la verdadera naturaleza de liderazgo en cualquiera de sus expresiones.

Para efectos de consultoría organizacional o simplemente entender dinámicas sociales tan íntimas como la familia o tan complejas como una presidencia o liderazgo nacional, es que esta frase nos lleva a estudiar las estructuras más profundas de la mente humana y su influencia en los grupos y proyectos.

Por: Jorge A Carrillo

La cultura de los aztecas rige a las sociedades, empresas y las personas, quienes de manera inconsciente, ceden su poder a las altas jerarquías. Cuando un nuevo líder asume el rol, la organización inmediatamente empieza a cambiar de forma que se vuelve un reflejo del líder. Todo esto sucede inconscientemente y a un nivel por debajo de la percepción de la mayoría de las personas y que es observable por quienes saben leer las señales que el liderazgo emite. Actualmente, las expresiones de liderazgos a nivel social son evidentes en cuanto a cómo se entienden y pretenden resolver los problemas de nuestras sociedades y no son nada halagüeños. De estos liderazgos -en cualquier ámbito-, es que se establecen todas las conductas posibles de la organización, lo que significa que se definirán las formas de percepción, relación, soluciones, visión y resultados de la empresa.

En tiempos de adversidad uno puede ver el verdadero carácter de los líderes. El uso del poder conlleva una gran responsabilidad y también grandes peligros desde cualquier aspecto no resuelto del lado oscuro de la personalidad.

El rebaño puede percibir esto y eso reduce dramáticamente el rendimiento de toda la organización -o país. Así, para que un líder cuente con la imagen completa de toda la organización, logre la mayor perspectiva posible hacia el futuro en relación a mercados y tome las mejores decisiones, es necesario que atienda e integre el lado oscuro de su personalidad -y no es para menos porque es ahí donde yace escondido el verdadero poder personal.

Aunado a esto, la época actual cada vez demanda respuestas más rápidas y tensiones innecesarias y llevan eventualmente a una crisis de aquello que se utiliza o se cree posible al usar un enfoque propio de las funciones del hemisferio izquierdo del cerebro.

En concreto, las estructuras con las que actualmente están operando los liderazgos en casi todo nivel o actividad son limitados en gran medida por la insuficiente capacidad de integrar las funciones de ambos lados del cerebro y desde ahí, guiar a soluciones propias del hemisferio derecho.

Así, es que un líder auténtico tiene que nacer, no practicarse, ya que el grado de desarrollo que una persona puede lograr en un cambio a nivel de identidad crea el estado de mayor rendimiento posible y desde el cual uno puede valorar, comprender y crear recursos para cualquier situación. Una completa transformación en las relaciones y como relacionarse para lograr lazos más limpios y simples pero más sólidos, generando confianza de manera natural.

Para tener el mayor impacto benéfico en una organización, el líder necesita claridad mental, madurez emocional y presencia para irradiar las señales correctas. Esto a su vez, debería traer una increíble percepción, velocidad y fluidez que nos ahorre tiempo, y esfuerzo en lo personal y colectivo para generar una aceleración en proyectos, mayores flujos en los resultados y expansión rentable del negocio.

En años recientes, ha habido un auge de métodos y formas de entender y detonar el liderazgo. La disciplina de liderazgo como tal, se ha vuelto materia de estudio y desarrollo de modelos organizacionales que ofrezcan mejores referentes para la expresión personal del liderazgo. En este proceso, son pocos los medios de desarrollo personal de profundidad que logran realmente detonar un cambio al nivel requerido por la persona y la organización al mismo tiempo, además de ser generalmente insuficientes por el grado de dificultad que le representa a la persona el cambio. De esta experiencia, es notoriamente importante recalcar que difícilmente una organización moderna podrá dar los mejores resultados -o aún sobrevivir- si no se asume la necesidad de transformación verdadera en los liderazgos tal como la época actual lo requiere.

Tal vez ese es el primer reto, mirarse valientemente en el espejo. Como también nos lo revela la mitología griega:

Para que el Ave Fénix resurja de las cenizas, primero tiene que consumirse totalmente en el fuego. ¡Renovarse o morir!