miércoles, 7 de diciembre de 2011

Liderazgo Asertivo, Aprende a decir NO!

Liderazgo Asertivo, Aprende a decir NO!
Has estado en la incómoda situación de tener que decir No a alguno de tus colaboradores o a tu jefe? Si has estado en esa situación sabes lo complicado que puede llegar a ser, pero en este articulo veremos cómo hacerlo sin quedar mal y con una actitud adecuada

Tener que decir “no” toca el fondo de la cuestión de por qué algunas personas tienen problemas para mostrarse firmes.

Las típicas situaciones de “No” podrían ser:

Rechazar la petición de un miembro del equipo de irse de vacaciones en una fecha determinada.

Decir “No” a una petición de aumento de sueldo
Decirle a un vendedor que no está interesado en lo que vende.
Cada vez que alguien se ve en la obligación de decir “No” aparece alguno de estos pensamientos:

Podría desagradar a la otra persona.
Seré rechazado si no acepto.
El otro puede enojarse, y yo no sabría qué hacer.
La otra persona puede angustiarse. Y entonces ¿Qué?
Puedo parecer egoísta o grosero.
Cuando no se tiene la convicción para decir “No” y es perfectamente legítimo hacerlo, se corre el riesgo de ser explotado por los demás y damos a entender a los demás que somos débiles de carácter.

Si estas o has estado en esta situación y no saber cómo resolverlo, te doy un pequeño pero efectivo esquema para poder decir NO.

Estos son los pasos que se pueden dar:

Reconocer el derecho de la otra persona a realizar la petición. Quien realiza la petición tiene motivos reales para suponer que puede hacerla. Su proceso mental lo llevo hasta ese punto. Hay que reconocer el derecho que siente el interlocutor de efectuar la petición para reconocer el propio derecho de negarla.

Decir “No” sin rodeos, por ejemplo “No quiero salir. Prefiero quedarme aquí”

Explicar los sentimientos y después exponer las razones. Por ejemplo: “estoy muy cansado, he tenido un día realmente agotador, no tengo energía para cambiarme y manejar hasta el restaurante. La idea de quedarme recostado en el sofá viendo una película me gusta mucho más”.

Sugerir una alternativa. Esto es importante porque demuestras la intención de satisfacer las necesidades de la otra persona, además de las propias, un ejemplo seria: “quizás podríamos salir mañana en vez de hoy, o quizás Juan o Pedro puedan ir contigo hoy”.

Como vez el decir NO, es algo más sencillo de lo que en realidad nosotros mismos nos imaginamos, solo hace falta reconocer que es tu derecho y si lo dices de la forma correcta será más fácil para ti y nadie tiene porque ofenderse

No hay comentarios:

Publicar un comentario