viernes, 5 de agosto de 2011

La jerarquía de las necesidades en la motivación

ABRAHAM MASLOW, la jerarquia de las necesidades
ABRAHAM MASLOW (1908-1970). Psicólogo y científico conductal nacido en Nueva York a quien Peter Drucker denominó "el padre de la psicología humanista". Maslow inventó el término "jerarquía de las necesidades" para explicar las raíces de la motivación humana.


Se formó en la Universidad de Wisconsin e interrumpió su carrera académica entre 1947 y 1949 para trabajar en la industria, volviendo a la enseñanza en la Universidad de Brandeis, Massachusetts, donde llegó a ser profesor y jefe de departamento. A continuación pasó algún tiempo más en la industria, estudiando la Teoría Y de Douglas McGregor en acción en una fábrica de electrónica de California, donde llegó a la conclusion de que la Teoría McGregor, que había admirado muchísimo, no funcionaba en la realidad porque dejaba de lado la necesidad de estructura y de certidumbres que proporciona la autoritaria Teoría X.


El optimismo esencial de Maslow sobre las buenas cualidades de la naturaleza humana formó parte de su época en el momento culminante de los años de posguerra, y sus ideas influyeron sobre otros científicos conductales, tales como Chris Argyris (qv), el propio McGregor (qv), Rensis Likert (qv) y Frederick Herzberg (qv).


La jerarquía de las necesidades de Maslow postulaba que una vez que un individuo ha satisfecho sus necesidades fisiológicas básicas, y entre éstas no sólo figuraban el calor, el alimento y la realización sexual, sino también un medio seguro y estructurado, se liberarían las necesidades más elevadas de amor, estima y realización del potencial personal. Su mérito mayor fue darse cuenta de que ninguna de estas necesidades es absoluta. Tan pronto como se satisface una, el hecho de su satisfacción deja de ser importante.




Pero lo que no advirtió Maslow, observa Drucker en su clásico Management: Task, Responsabilities, Practices: es que una necesidad cambia en el momento mismo de ser satisfecha. Cuando se satisface la necesidad económica, es decir, cuando las personas ya no tienen que subordinar todas las demás necesidades humanas y el valor humano a conseguir la próxima comida, se vuelve cada vez menos satisfactorio obtener más compensaciones económicas. Esto no significa que las recompensas económicas vayan a ser menos importantes, por el contrario, mientras disminuye la capacidad de la recompensa económica para proporcionar un incentivo positivo, su capacidad para crear insatisfacción, en caso de decepción, aumenta rápidamente. En palabras de Herzberg, las recompensas económicas dejan de ser "incentivos" y se convierten en "factores de higiene". Si no se atienden adecuadamente, es decir, si las recompensas económicas traen consigo insatisfacción, se convierten en factores disuasorios.


Ahora sabemos que esto es así en el caso de todas las necesidades de Maslow. A medida que una necesidad se aproxima a la saciedad, su capacidad de recompensa, y con ella su poder como incentivo, se reduce rápidamente, pero su capacidad para disuadir, para crear insatisfacción y para actuar como desincentivo, aumenta con la misma rapidez...


Drucker señalo que una vez satisfecha una necesidad se requieren incentivos cada vez mayores para mantener el mismo nivel de satisfacción, y que en la esfera económica, el peligro es que las recompensas adicionales lleguen a considerarse derechos en un momento dado.


La experiencia de Maslow en la empresa electrónica de California resultó valiosa para aplicar la investigación práctica a la propuesta sumamente teórica de Douglas McGregor (Teoría Y) según la cual que la mayor parte de las personas quieren trabajar, conseguir y asumir responsabilidad; en suma, que la mayor parte de la gente es naturalmente adulta frente a lo que supone la "Teoria X" que los eres humanos son básicamente inmaduros y necesitan una dirección.


El descubrimiento de Maslow, dentro de una empresa que creía a pies juntillas en la Teoría Y, fue incluso una organización formada por individuos fuertes y maduros necesita la seguridad de cierta estructura y cierta dirección.


Acusó a McGregor, su mentor, de inhumanidad para los débiles, los vulnerables y los inmaduros, que no podían asumir el peso de la responsabilidad individual. Sin embargo, siguió siendo un partidario convencido de la lógica que subyace la Teoría Y y su solución fue que la Teoría X podía y debía ser reemplazada por una versión mejorada de la Teoria Y. Esto resultaría en muchos sentidos más facil que la prescripción autoritaria, porque exigía más de los individuos.


Por extensión, tal como señala Drucker, este argumento también tiene vigencia, incluso más, para las organizaciones flexibles, de forma libre, porque estas arrojan mayor peso sobre sus miembros que las estructuras tradicionales de control y mando.


LIBRO CLAVE


Maslow, A.H. (1970) Motivacion and Personality, New York: Harper an Row.

No hay comentarios:

Publicar un comentario