martes, 23 de agosto de 2011

El líder que delega con eficacia


Es imposible hacerlo todo uno mismo, no somos máquinas. No es solo falta de tiempo, es estar capacitado para una determinada tarea, que sabe hacer mejor otra persona de tu equipo u otro compañero. Lo eficaz es trabajar en equipo aunque trabajar en equipo no garantiza el éxito.

¿Cómo se delega eficazmente?

- Debes conocer a tu equipo y compañeros para saber de qué son capaces y en que destaca cada uno. Sólo se podrán delegar tareas en aquellos colaboradores que hayan sido previamente formados y motivados para ello.

- Es de vital importancia formar e instruir a nuestros colaboradores sobre la gestión del tiempo. Enseñarles a agrupar tareas o consultas para evitar las continuas visitas a nuestros despachos, enseñarles a distinguir lo prioritario de lo urgente, lo importante de lo accesorios. etc.

- Analiza tu trabajo y concluye qué tareas puedes y debes delegar. La decisión de delegar no debe tomarse a impulsos del agobio y cuando ya no quede otra alternativa. Por tanto delega con tiempo suficiente para que la persona o personas elegidas tengan un plazo suficientemente amplio para poder hacerlas

- Defíneles claramente los objetivos, quién o quiénes lo harán y en el tiempo para hacerlo. Una vez decidido el responsable de asumir la tarea, es preciso comunicarle la delegación por escrito, donde se describa la tarea y se acuerden las fechas de entrega, de seguimiento de control y finalización.

- Es importante supervisar con regularidad el trabajo delegado, tal vez convocando reuniones individuales periódicas (Semanales, quincenales, dependiendo de los objetivos marcados). No olvides también reflejar todas las posibles y futuras reuniones de seguimiento y control de las tareas delegadas en tu agenda de trabajo.

- Es posible que no baste con decirles las tareas que tienen que realizar, sino también proporcionarles los medios necesarios (información, tecnología, infraestructura, etc.) para que puedan desempeñar su labor con suma eficiencia.

- Es importante que confirmes que la persona o personas en quienes has delegado entiendan los objetivos y los plazos que tienen para acabar las tareas 

- Debes fijar reuniones para que te consulten las posibles dudas que les puedan surgir.

- Una vez hecho, no te lleves sólo los laureles del éxito, reconoce y premia el trabajo de tus colaboradores. Si el trabajo se ha terminado satisfactoriamente felicita en público, de no ser así, critícale en privado.

- hay que conocer el derecho al error, a las personas en quienes hemos delegado.

- Cuando delegamos se asigna una responsabilidad y una cierta autoridad, la necesaria para poder realizar la tarea delegada, se delega responsabilidad y autoridad, pero nunca la obligación de rendir cuentas. Si algo sale mal es siempre el líder que delegó quien rinde cuentas

No hay comentarios:

Publicar un comentario