lunes, 11 de abril de 2011

¿Un líder que no es curioso es un líder con marca personal débil?

20070318-3197680181.jpeg (450×300)
¿Hemos tenido alguna vez  la sensación de que nuestros jefes o nuestros mayores no nos escuchan? ¿Los que no nos han escuchado eran tipos de alto nivel o más bien del montón?. Traduzco aquí un post del blog de Deborah Shane que me ha parecido interesante para discutir.

Por Jordi Collell

Cinco consejos

1. Los líderes curiosos no tienen todas las respuestas pero sí todas las preguntas. El problema con las respuestas es que no nos enseñan nada. En cierto modo las respuestas matan el raciocinio.

2. Los líderes curiosos reflejan una sana confianza. Los líderes débiles no preguntan por miedo a parecer débiles. Si quieres parecer fuerte mientras preguntas di a tu interlocutor: “Cuéntame más”.

3. La curiosidad anima y refuerza. Thoreau decía que el mayor cumplido era que cuando alguien le preguntaba qué pensaba, y además esperara a que respondiera. Escuchar levanta el ánimo de las personas.

4. Los líderes curiosos demuestran interés hacia los demás y haciendo esto transmiten esperanza. Napoleón decía que un líder es un proveedor de esperanza.

5. Los líderes curiosos son sabios. Las buenas preguntas demuestran que se entiende una situación y los retos que representa.

6. Consejo de propina: haz preguntas difíciles.

Cinco advertencias:

1. Un exceso de preguntas sin respuestas refleja debilidad.
2. Algunas preguntas pueden poner a nuestros interlocutores en la picota. Dejémosles tiempo para responder a preguntas técnicas.
3. No preguntemos si no queremos saber.
4. Preguntemos los “qué” primero y los “cómo” después. Se supone que los líderes están preocupados por lo que está pasando o no y por lo que puede pasar mañana.
5. No respondas a tus propias preguntas. Es simplemente grosero.

Fuente: Soy Mi Marca  

No hay comentarios:

Publicar un comentario