lunes, 21 de febrero de 2011

Cambios sociales: La colaboración masiva, el poder esta en los ciudadanos

Actualmente la accesibilidad a la tecnología pone al alcance de todos instrumentos para colaborar, crear valor y competir. Esto permite que miles, millones de personas en algunas ocasiones, puedan colaborar para lograr objetivos comunes, es lo que algunos denominan “producción entre iguales” o “colaboración masiva”. El número de internautas en el planeta ya ha superado la cifra de los 1.000 millones, un aumento que se debe, en gran parte, a la implantación de las nuevas tecnologías en China. Por países, son China, con 179 millones, seguido de Estados Unidos (163 millones) y Japón (casi 60 millones) los que ocupan los primeros puestos en número de usuarios. España se sitúa en el decimotercero lugar, con poco más de 17 millones, lo que representa un 1,8% del total.

Esta situación ha sido reflejada por los grandes medios de comunicación. El 20 de Junio de 2005 la revista BusinessWeeK1 publicó un especial sobre el futuro de la tecnología, el titular era muy significativo “El poder de nosotros: La colaboración masiva en Internet esta sacudiendo los negocios”, en ella se analiza como están apareciendo empresas diferentes, nuevas formas de organizarse los consumidores, una nueva forma de entender la económica, nuevos negocios, etc. Se están provocando grandes cambios, el más importante, el poder ahora, más que nunca, esta en manos de los ciudadanos.

La revista Time Magazine desde el año 1927, ha designando al “personaje del año” para la portada de un número especial. El título se otorga a la persona que, “para bien o para mal,” los editores de la revista creen que ha causado el impacto más grande a lo largo del año en cuestión. A finales de 2006, TIME proclama como personaje del año a “ti” (Time’s Person of the Year: “You”2). Con esta elección querían poner de manifiesto que el año 2006 había sido el año del “usuario de la generación Web 2.0”. Nuevamente se refleja como la información, el poder las decisiones, están en manos de los ciudadanos.

Es importante, que nos demos cuenta, que los fenómenos que estamos viviendo no se reducen a un simple cambio tecnológico más. Todo esta cambiando a nuestro alrededor, nuestra vida, la forma de relacionarlos, la forma de comprender la realidad, los modelos sociales, la forma de aprender, la manera de acercarse a los productos, los consumidores, la economía, el perfil de los voluntarios y los colaboradores, las organizaciones, las ONG, la ética, la forma de colaborar y de crear. Podemos participar como nunca lo habían hecho antes, nuestra voz es amplificada y tenida en cuenta como nunca hubiéramos imaginado. Se desarrollan entornos colaborativos donde aportan su conocimiento miles de personas, que desarrollar lo que se conoce como “inteligencia colectiva”. Y debemos darnos cuenta que todos estos cambios no se deben exclusivamente a cambios tecnológicos, nos encontramos posiblemente en el comienzo de un nuevo modelo de sociedad donde esta contribuyendo a su transformación, no solo la tecnología, sino donde adquieren un papel igual de importante, la sociedad y la economía (Cobo y Pardo, 2007)3

Las tecnologías sobre las que se apoya la Web 2.0 existen hace tiempo, técnicamente no aportan una gran innovación. Donde podemos hablar de una revolución es en el plano social, en su uso y apropiación por parte de los ciudadanos. No es cierto que la Web 2.0 nos cambie la vida, son los ciudadanos, los agentes sociales, las instituciones, las empresas, la comunidad las que usan la Web 2.0 para cambiar nuestras vidas. Tendremos la sociedad que decidamos tener (Ruiz y Buira, 2007)4.

Para tener una noción mas real de la participación de los usuarios en la Web 2.0 podemos mencionar la regla del 90-9-15, que asegura que de cada 100 personas que usan este tipo de servicios, aproximadamente 90 únicamente consultan, observan y nunca contribuyen, son los denominados “lukers”, 9 participan, comentan, editan, aportando contenidos de vez en cuando, son “editores” y 1 monopoliza la actividad, publica, edita, contribuye frecuentemente, son los “creadores” (Nielsen, 2006)6. Y para algunos los nuevos lideres de esta sociedad.



Para Derek Wenmoth7, los participantes evolucionan a través de una serie de fases, conforme ganan confianza y comprensión (Wenmoth, 2006)8:

Consumidores (Consumer)). Los participantes (o Lurkers), simplemente leen y exploran los posts de otros. Más allá de ser pasivos los consumidores pueden ser participantes muy activos en una comunidad online, pero aún no tan visibles como otros.
Comentaristas (Commentor). Comentan en blogs o foros de discusión, buscando a menudo aclaraciones, mostrando acuerdos o ofreciendo sugerencias o enlaces a cosas similares.
Contribuyen (Contributor). Generan sus propios blog o inician nuevos temas en foros de discusión. Tienen la formación y confianza necesaria como para expresar sus propias ideas.
Facilitador-Guía (Commentator). Suele tener un objetivo claro y asume un liderazgo dentro de la comunidad. Establecen vínculos con otros trabajos y analizan y sintetizan la información.


Sheryl Nussmaum-Beach9 plantea, en relación a los distintos grados de participación en la comunidad, el modelo de las 4Ls, (Linking, Lurking, Learning, Leading: enlazar, observar, aprender, liderar).

Enlazando (Linking). Encuentran una comunidad y es posible que tenga el sitio en favoritos o en su lector de RSS. Están comprobando si esta comunidad tiene interés para ellos y por lo tanto merece la pena dedicarles tiempo y atención.
Observando (Lurking). Es a menudo, el segmento más grande de una comunidad, prestan atención a la actividad del grupo y de vez en cuando participan en diversas actividades. Este grupo también puede ser denominado participantes periféricos legítimos (LPP) (Wenger, 1998)10. Pueden estar interesados en una mayor participación, pero o bien no se sienten seguros o no saben cómo.
Aprendiendo (Learning) Son visitantes regulares que contribuyen a la comunidad. Son miembros de la comunidad.
Liderando (Leading) El núcleo principal de una comunidad son los líderes. El liderazgo es una cuestión de compromiso y voluntad de contribuir de manera coherente. Las funciones pueden evolucionar según sea necesario. Es responsabilidad del líder atraer hacia la actividad para fomentar una mayor participación.

4Ls

Tomado de Nussmaum-Beach11

El éxito de la Web 2.0, no se hubiera producido sin tres comportamientos esenciales de los usuarios: (Evans, 2007)12:

Compartir el conocimiento. La puesta en común de la propiedad intelectual. La mayoría del contenido que se cuelga en los sitios Web 2.0 está al alcance del público y se publica bajo generosas licencias13 que permiten su puesta en común y reutilización.
Las personas que participan con su aportación se sienten motivadas por motivaciones intrínsecas y extrínsecas: diversión, aprobación, hacer amigos, crear capacidades, hacerse autopublicidad o comerciar, son elementos esenciales para compartir conocimiento.
La relevancia de los contenidos se basa en la reputación, a través del uso de tecnologías sencillas que hacen posible que las personas o los productos sean calificados por todo el mundo. A diferencia de la marca, que se puede generar a través de medios publicitarios, la reputación no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización, sino que la fabrican el resto de personas cuando conversan y aportan sus opiniones.
Pero también existen voces en contra de esta participación masiva. Una de las más populares es Andrew Keen14. Keen defiende que las nuevas tecnologías y la forma de colaboración masiva esta destruyendo la cultura occidental, especialmente debido a la baja calidad de lo publicado por los ciudadanos en Internet, cualquiera puede poner cualquier cosa, lo que no hace mas que crear confusión y ocultar en esta maraña las aportaciones realmente interesantes,“en vez de crear obras maestras, los millones de exuberantes monos están creando un bosque digital de mediocridad: comentarios políticos desinformados, pésimos vídeos caseros, música amateur, ilegibles poemas, novelas, ensayos”

No hay comentarios:

Publicar un comentario