miércoles, 12 de enero de 2011

La toma de decisiones

decision-making-process.jpg (300×280)Tomar una decisión en equipo es un proceso complejo, dado que la elección va a afectar a todo el grupo, y condicionar sus logros.

El liderazgo de un equipo democrático nunca recae sobre la misma persona. Incluso en determinadas situaciones el equipo funciona basado en la orientación de varios líderes que se complementan mutuamente.

Existen personas que se autodesignan como “carismáticas”, es decir, que creen poseer un don para atraer a otras, lo que les confiere superioridad sobre el resto de los integrantes del equipo, y desde este punto de vista están tratando continuamente de influir sobre ellos.

Esta actitud es profundamente negativa respecto a todo el funcionamiento del equipo, pero de manera especial sobre una de las instancias más importantes de su accionar: la toma de decisiones.

Decidir es elegir, entre diferentes alternativas de acción, la más apropiada para lograr un objetivo. Y es muy difícil que una sola persona tenga la capacidad y visión suficientes para tomar una resolución tan importante para el futuro del equipo. Más aún cuando luego de realizada la opción, debe ser llevada a cabo y controlar sus resultados.

La decisión se toma en un momento determinado, pero es el fruto de un proceso anterior de análisis y estudio del problema a resolver, y su calidad depende de cómo se haya realizado este proceso. Si fue bien encarado, se elimina la posibilidad que algunos miembros del equipo indiquen “resolvieron esto” en lugar de “resolvimos esto”, lo que indica que ha disminuido su percepción de pertenencia al equipo.

De allí que para tomar decisiones adecuadas es importante que el grupo humano se haya integrado, y que todos sus miembros se sientan cómodos, con libertad para expresarse y ser aceptados por los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada