jueves, 9 de diciembre de 2010

Los líderes deben ser inspiradores para lograr grandes cosas


En tiempos de crisis, los líderes se encuentran bajo mucha presión y tienen que tomar decisiones que serán determinantes para el futuro de sus empleados, sus organizaciones y la sociedad en general.

De este modo, el liderazgo es más que hacer cumplir las tareas, no puede quedarse solo en lograr que las cosas se hagan sino que esta habilidad debe ir acompañada de una perspectiva para que la empresa logre sus objetivos y tenga las bases para crecer a largo plazo.

Igualmente, es importante destacar que un líder debe inspirar, y esa inspiración no significa dar los discursos más sofisticados, sino a través de dar el ejemplo (se transmite más con lo que no se dice), y colocar a los empleados en una posición apropiada para que tengan éxito. Es decir, que los líderes deben ser buenos administradores y ayudar a quienes trabajan con ellos a cumplir sus metas, pero también deben convertirse en ejemplo y en un apoyo para que la organización pueda confiar.

Entonces, cuando hablemos de crisis pensemos en una oportunidad para cambiar la forma de cómo hacemos las cosas, así, tiene que nacer la creatividad y mediante el ejercicio de un liderazgo inspirador la crisis lleva a progresos. La mejor forma de mostrarlo será a través de un caso real con un excelente rendimiento de trabajo en equipo por los logros obtenidos, el mismo se detalla a continuación:

El lugar

A mediados de 2008, se inauguraba el Centro Logístico Aires del Sur (CLAS) de Kimberley - Clark Argentina, ubicado en Esteban Echeverría a 20 km del centro de la ciudad de Buenos Aires, que responde a la categoría World CLASS, similar a la de los últimos y más modernos centros de distribución de Latinoamérica.

Desde que comenzó a funcionar, puso en marcha un nuevo sistema de gestión de almacenes, el Warehouse Management System (WMS) y un nuevo operador logístico. Hoy, alcanzó logros impensados en un comienzo y sigue creciendo, mes a mes, para seguir sorprendiendo a todos los colaborares de la empresa.

Los cuatro puntos clave

A lo largo de este tiempo, CLAS estableció su propia política de calidad. Se trata de una suerte de declaración de principios que representa la excelencia en lo que tiene que ver con calidad. Está consolidada sobre cuatro puntos clave en la función del centro de distribución dentro de K-C, que resume la política que se alinea con la organización.

Estos son los cuatro puntos fundamentales de la política de CLAS: clientes, equipo de trabajo, socios estratégicos (transporte y operador logístico) y procesos.

Los cambios

Después de mucho trabajo en equipo, CLAS consiguió importantes cambios, en lo que tiene que ver con el cuidado del producto, en seguridad e higiene, en el cuidado de los colaboradores, en el ambiente de trabajo (con sesiones de masajes, ejercicios con personal trainer y capacitaciones) y, además, se produjo un cambio cultural, de infraestructura y de revisión de procesos.

Otras grandes modificaciones en CLAS, fueron la presentación de nuevos proyectos, la optimización de la red de transporte, el seguimiento satelital logístico, control de documentación de los contratistas que ingresan a los sites, la habilitación de ANMAT y la Certificación de ISO 9001:2008.

Desde su inauguración hasta ahora, CLAS batió varios récords impactando en una mejora de servicio al cliente y de mayor productividad en la operación logística, basándose en los valores de la compañía (respeto, trabajo en equipo, actitud ganadora, credibilidad y pasión), y dándole suma importancia al equipo de trabajo, el verdadero motor de los logros alcanzados.

Como conclusión, el Centro de Distribución manejó pautas claras y metas precisas junto con un buen trato y diálogo fluido entre los miembros del equipo, que se convirtieron en el secreto para conseguir grandes cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario