viernes, 12 de noviembre de 2010

LIDERAZGO & DIVERSIDAD: El líder en el modelo de Gestión Humanista


El rol del líder es estratégico en toda organización. Su función principal es conducir a su equipo de manera tal que éste logre alcanzar los objetivos que la organización se ha propuesto.

Lo lineal
Lo real
Facilitar el hallazgo y la convergencia
Ponderar la diversidad

El camino que la Organización debería recorrer para alcanzar sus metas nunca es lineal. Esto es lo que hace del liderazgo una instancia de gestión compleja.

La capacidad de gestionar la complejidad es lo que diferencia a los líderes del resto de las personas. Cuando hablo de complejidad no estoy más que reconociendo la existencia de una matriz foda por individuo que trabaja en la organización.

Un colaborador, una matriz. Diez colaboradores, diez matrices. Y así……. Esta es la visión real, dinámica y compleja de la Organización que el líder debe conducir. De allí para abajo, existen múltiples posibilidades de sintetizar el comportamiento humano…..La realidad!
 Estas posibilidades quedarán seguramente muy ordenadas y razonablemente explicadas en el papel o por escrito donde fuere. Pero no funcionarán así en la práctica.

Esta característica de las organizaciones las iguala a una especie de masa de gelatina, que tiende por efecto de estas matrices foda individuales a fluctuar al ritmo de los cambios de los individuos.

Esto es lo real
Lo real, cuyo liderazgo es complejo, ofrece en su contracara el beneficio de lo emergente, con su carga de innovación, transparencia, impredecibilidad y sorpresivo. Esto es lo ofrecido para la organización. Pero existe un agregado de valor constituído especialmente por la satisfacción de cada individuo de ser como es y poder mostrarlo en la empresa.

El valor agregado que se encuentra encerrado en esta cuestión es un placer doble:
• Poder ser como se es;
• No tener que aparentar lo que no se es y lo que no se quiere ser.

Cuando una persona ingresa a una nueva organización dos de las primeras cosas que hace es: escuchar lo que el tutor le cuenta sobre la cultura de la empresa, y al mismo tiempo mirar y sacar sus propias conclusiones. En quince días a un mes entiende si hay coherencia entre lo que se esgrime como válido y lo que se hace en la realidad.

Como resultado de este chequeo, puede sacar dos conclusiones macro:
• Conviene mostrarse
• Conviene no mostrarse

Con el tiempo, si las cosas van bien, podrá aparecer una variante intermedia:
• Conviene mostrarse o no, de acuerdo a las circunstancias

“Conviene” es un término que encierra el sentido transaccional en su propia esencia. Cuando pensamos en lo que conviene, relegamos algo del ser (porque parecería que ese algo “no conviene”)

Entonces, qué hace la mayoría de la gente?. La supervivencia y el instinto de cuidado, la llevan a no exponerse, a minimizar el riesgo.
El riesgo es, en estos casos, salirse de la media del comportamiento esperado y valorado como “conveniente”.

Es claro que, en esas circunstancias la gente gana seguridad y pierde espontaneidad.
La organización por su parte, gana previsibilidad y pierde capacidad de cambio.

La época en que vivimos ES CAMBIO. Ergo, perdemos algo muy valioso: impedimos que las conexiones reales entre las personas se concreten y así, evitamos ese brainstorming conjunto del cual podrían salir excelentes cosas.

Muchos, los acostumbrados a convivir en el cuadrante sórdido de la cultura organizacional, leen descreídos. Allá Ustedes, los tiempos que vienen en el management apuntan hacia el humanismo.

Lo predigo y me hago responsable: El humanismo es al Management lo que el agua al planeta.

De cualquier manera todos están invitados a formar parte, La Gestión Humanista tiene espacio para aquellos que, con buena intención, desean revisar su propia postura y aportar desde su visión, por más lejana que sea.

El líder del modelo de Gestión Humanista
El líder humanista busca conseguir esto: obtener lo mejor de las personas sin que esto atente contra la fortaleza de la estructura organizacional.

Como él mismo es humanista, lo hará con un estilo propio, no convencional y seguramente no podrá ser encasillado en un modelo por mucho tiempo.

Porque ha desarrollado su propio estilo. En está búsqueda de ligarse a lo mejor de su gente ha aprendido ha ser sensible, ecléctico y pragmático.

¿Cómo lo hace?
Su primer herramienta es el mismo. Ser como es. La gente mira, observa y entiende cuales son las reglas, lo permitido…

Su segunda herramienta es la comunicación:
• Crea condiciones para que todos expresen
• Escucha expresiones
• Da señales
• Habla poco, sólo lo necesario

Su tercera herramienta es la motivación. Impulsa a entusiasmarse con el proyecto, para esto:
• Incluye
• Pide participación
• Procesa los resultados de la misma
• Devuelve conclusiones

La cuarta herramienta es armar el proyecto en conjunto, para lo cual.
• Invita a participar sin obligar
• Promueve conductas de participación

La quinta herramienta es movilizar a la acción
• Just do it!

La sexta es promover el aprendizaje desde lo hecho, instando a
• Revisar con sentido crítico
• Replantear lo erróneo
• Celebrar lo acercado
• Reconocer a cada uno los aportes productivos e instar al cambio de lo que sea necesario.

Sin hacerlo explícito, el líder humanista crea condiciones para que exista la mayor cantidad de convergencia en un punto de encuentro y coincidencia entre los intereses, tendencias naturales e impulsos de los integrantes de su equipo.

Naturalmente, hará un culto de la diversidad e instalará este aspecto como un valor de la cultura de la empresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario