miércoles, 27 de octubre de 2010

Liderazgo femenino, más que un compromiso social


1.El liderazgo femenino, un compromiso social
El liderazgo femenino es una demanda social formulada por multitud de instancias del mundo económico y financiero.

La reputada consultora McKinsey en uno de sus últimos Informes habla del Liderazgo Femenino no sólo como una “Buena práctica”, sino como un valor competitivo.

Algo similar en nuestro país dice la Comisión Nacional del Mercado de Valores cuando habla del acceso de las mujeres a los Consejos de Administración. Dice textualmente que: “lograr una adecuada diversidad de género en los consejos de Administración, no constituye sólo un desafío en el plan de la ética, la política y la Responsabilidad Social Corporativa, sino que es también un objetivo de eficiencia que las sociedades cotizadas deben plantearse”.

Existen múltiples Directivas europeas que marcan normas para incorporar a la mujer en órganos de Gobierno y Dirección.

A medida que aumenta el tamaño de la Empresa menor es la presencia de la mujer en órganos directivos. También es cierto que, para un mismo puesto de trabajo, las mujeres cobran de media un 25% menos que los hombres, según un reciente informe publicado por ICSA. Pero, poco a poco, las mentalidades van cambiando y los empresarios son conscientes que la Reputación Corporativa y la imagen que de la empresa tiene la sociedad, son elementos importantes en la creación de valor.

2.Puestos que ocupan las mujeres líderes                     

En empresas pequeñas, unipersonales o con pocos empleados, muchas mujeres ocupan la Dirección General. A menudo son empresarias que han creado su propia empresa, y que tienen gran capacidad de liderazgo, organización y gestión. Algunas crean empresas después de haber adquirido experiencia en grandes empresas y cuando sus hijos ya son mayores. Les falta ‘algo’ para sentirse útiles, independientes, realizadas, y deciden poner en marcha un proyecto empresarial en el que habían pensado largamente.

En grandes empresas suelen ocupar puestos directivos en áreas staff o de apoyo. Dirección de RRHH, Dirección de Comunicación y Relaciones Institucionales, Dirección Financiera. En empresas de gran consumo (Alimentación, Perfumería y Dermofarmacia)ocupan puestos en la Dirección de Marketing, Responsables de Investigación. He conocido mujeres en todos y cada uno de estos puestos, con un nivel de eficacia más que probado.

Es cierto lo que dicen algunos consultores que las mujeres lideran áreas con poco impacto directo en el negocio. Pero también esto va cambiando. Hace unos diez años se nombró la primera Directora Regional del Grupo Agbar, responsable de negocio de todo el Levante español. Asimismo, conozco mujeres encargadas del área de Desarrollo de negocio de grandes multinacionales. Son mujeres ambiciosas, con una carrera profesional internacional.

3. Características de las mujeres líderes

Las mujeres líderes se caracterizan eminentemente por:
-Compromiso: El nivel de compromiso de las mujeres suele ser superior al de los hombres. Es una cuestión de personalidad que hace que las mujeres muestren un alto grado de interés y se involucren más en su trabajo.
- Seriedad y profesionalidad: las mujeres líderes suelen estar muy bien formadas y demuestran trabajar con seriedad y profesionalidad, características que suelen ir unidas. Si desconocen un tema, se forman rápidamente hasta saber tanto como el que más. Cuando una mujer ocupa un puesto de responsabilidad casi siempre es porque está perfectamente preparada para ello.
- Entusiasmo: con ganas de hacer nuevas cosas, de impulsar nuevos proyectos, de avanzar. Entusiasmo que saben comunicar a sus colaboradores.
- Rápidez y adaptabilidad: generalmente son muy eficaces, pues a sus ganas añaden rapidez y adaptabilidad.
- Sacrificio y abnegación: la mujer, quizás por las circunstancias históricas, es más sacrificada y dispuesta a hacer el trabajo que sea y cuando sea. Todos en algún momento tenemos que hacer trabajos que nos gustan menos o hay días en que no estamos por la labor. Aquí la mujer muestra su espíritu de sacrificio.
- Participación: la mujer tiene una manera de enfocar la vida mucho más participativa, de inclusión y de confianza en los demás. Kenneth Nowack, psicólogo experto en Inteligencia emocional, en un Curso dado en la Universidad Pompeu Fabra, decía textualmente, que “las mujeres generan ambientes de participación que son más eficaces que los ambientes individualistas”.
- Empatía y confianza: según estudios avanzados la mujer tiene una base biológica que genera más confianza en los demás, transmitiendo ganas de colaborar y de trabajar en equipo. Es lo que se llama “Emocionalidad contagiosa”: cuando sientes que alguien confía en ti aumentas tu confianza.
- Resistencia mental y física: Capacidad de soportar situaciones difíciles, estresantes, interminables.

En resumen, la mujer se ha sacado de encima los estereotipos que la dejaban en un segundo plano, vive de acuerdo con su identidad y se hace respetar por su talento y su personalidad.
Fuente: RRHHMagazine

No hay comentarios:

Publicar un comentario