domingo, 3 de octubre de 2010

Auto-Liderazgo, Liderazgo Individual O Liderazgo Compartido ¿Cuál Ejerces?


El Liderazgo puede ser ejercido de tres diferentes formas, dependiendo de la entidad o entidades que lo practiquen y sobre quienes derramen su influencia.

Si bien, para todos los casos existen características comunes, esta segmentación tiene el propósito de esclarecer la diferencia entre lo que significa el Auto-Liderazgo, el Liderazgo Individual y el Liderazgo Compartido; las tres modalidades posibles del Liderazgo.

Liderazgo Individual:

Para ser un Líder se requiere del cumplimiento de algunos requisitos: tener una visión de algo que se desee lograr, contar con la determinación para actuar e ir tras ella, pero eso sí, en compañía de otros a quienes el Líder convenza de alcanzar esa misma anhelada visión.

Si no existe, por lo menos un seguidor a la propuesta, tampoco habrá Liderazgo.

Esto nos ocurre todos los días sin darnos cuenta. Lo vemos en el niño que invita a otros a jugar su juego preferido, en el ama de casa que conforma un grupo de amigas para hacer obras de caridad, en el hombre que funda un club de entretenimiento, y así va subiendo la escalera de dificultad pasando por la formación de PYMES, grandes empresas, hasta llegar a gobiernos y asociaciones internacionales.

Se puede decir que el Liderazgo es un proceso natural en el ser humano, pero que ha sido sobrevalorado y exagerado por los medios comunicacionales, para hacerlo vislumbrar como algo a lo que sólo pueden acceder seres especiales.

La característica dominante del Liderazgo Individual es que una única persona ejerce el papel de Líder, mientras que el resto se adhiere a su visión para conseguir resultados.

Es el Liderazgo Individual es el que más acostumbramos a reconocer como Liderazgo, pues es el que se hace más evidente en los gobiernos, empresas, negocios, asociaciones de todo tipo, en incluso en la familia, donde se nota una clara estructura piramidal en la cual los Líderes van a la cabeza de sus seguidores.

En la medida en que la visión es más grande y trascendente, en esa misma medida, se incrementa el número de participantes.

Liderazgo Compartido:

Existen varias sub-modalidades para graficar este esquema. No es una idea nueva, pues ya se ha puesto históricamente en práctica con buenos resultados. Consiste en que un grupo de personas se reúnen para sacar una idea adelante, tomar decisiones en conjunto, donde todos poseen el mismo nivel de autoridad, poder o validez en su opinión.

Esto se da, por ejemplo, en la democracia donde, gracias al voto, todos podemos elegir un representante.

Libremente, las personas deciden votar o no, es decir ejercer su Liderazgo personal por alguna de las alternativas posibles, y luego, colectivamente, lideran un proceso de elección popular.

En las empresas lo podemos observar en los equipos de trabajo donde cada uno de los integrantes es conocedor de una materia diferente, alternando la dirección del grupo entre los especialista disponibles, dependiendo de la etapa en que se encuentre el proyecto.

Este tipo de Liderazgo es muy evidente en el mundo de la Web, en el cual existen muchos Líderes que se unen en Alianzas estratégicas para dar solución a los problemas humanos, organizándose en estructuras planas (en vez de piramidales) de mando, autoridad, control y ejecución.

Ésta, creo que será la forma más predominante del Liderazgo futuro.

Auto-Liderazgo:

La calidad del Liderazgo siempre será una función directa del conocimiento y aceptación interior que posea el Líder, por lo tanto, el Auto-Liderazgo es el fundamento del Liderazgo.

Cada cual es propietario de su auténtica y única marca de ser Líder, no existen dos iguales, ni hay una fórmula para serlo.

El Liderazgo no es algo que se pueda obligar a ser ni a obedecer. Es una exteriorización espontánea de lo que llevamos dentro.

Se podrán tener muchos deseos de ser Líder, incluso poseer un alto cargo o posición jerárquica, poder o autoridad, pero el hombre que desconoce sus potencialidades y limitaciones tratará de avasallar a sus seguidores, de someterlos y expropiarles sus libertades. Ese no debe ser llamado Líder, aunque su grupo de seguidores sea descomunal.

“El verdadero, auténtico y original Líder surge del interior del ser y se proyecta hacia el exterior social, es como tener dos mitades unidas por un puente donde fluye la energía del Líder auto-dirigido por su deseo de servir y trascender más allá de cualquier sueño imposible.”El Liderazgo puede ser ejercido de tres diferentes formas, dependiendo de la entidad o entidades que lo practiquen y sobre quienes derramen su influencia.

Si bien, para todos los casos existen características comunes, esta segmentación tiene el propósito de esclarecer la diferencia entre lo que significa el Auto-Liderazgo, el Liderazgo Individual y el Liderazgo Compartido; las tres modalidades posibles del Liderazgo.

Liderazgo Individual:

Para ser un Líder se requiere del cumplimiento de algunos requisitos: tener una visión de algo que se desee lograr, contar con la determinación para actuar e ir tras ella, pero eso sí, en compañía de otros a quienes el Líder convenza de alcanzar esa misma anhelada visión.

Si no existe, por lo menos un seguidor a la propuesta, tampoco habrá Liderazgo.

Esto nos ocurre todos los días sin darnos cuenta. Lo vemos en el niño que invita a otros a jugar su juego preferido, en el ama de casa que conforma un grupo de amigas para hacer obras de caridad, en el hombre que funda un club de entretenimiento, y así va subiendo la escalera de dificultad pasando por la formación de PYMES, grandes empresas, hasta llegar a gobiernos y asociaciones internacionales.

Se puede decir que el Liderazgo es un proceso natural en el ser humano, pero que ha sido sobrevalorado y exagerado por los medios comunicacionales, para hacerlo vislumbrar como algo a lo que sólo pueden acceder seres especiales.

La característica dominante del Liderazgo Individual es que una única persona ejerce el papel de Líder, mientras que el resto se adhiere a su visión para conseguir resultados.

Es el Liderazgo Individual es el que más acostumbramos a reconocer como Liderazgo, pues es el que se hace más evidente en los gobiernos, empresas, negocios, asociaciones de todo tipo, en incluso en la familia, donde se nota una clara estructura piramidal en la cual los Líderes van a la cabeza de sus seguidores.

En la medida en que la visión es más grande y trascendente, en esa misma medida, se incrementa el número de participantes.

Liderazgo Compartido:

Existen varias sub-modalidades para graficar este esquema. No es una idea nueva, pues ya se ha puesto históricamente en práctica con buenos resultados. Consiste en que un grupo de personas se reúnen para sacar una idea adelante, tomar decisiones en conjunto, donde todos poseen el mismo nivel de autoridad, poder o validez en su opinión.

Esto se da, por ejemplo, en la democracia donde, gracias al voto, todos podemos elegir un representante.

Libremente, las personas deciden votar o no, es decir ejercer su Liderazgo personal por alguna de las alternativas posibles, y luego, colectivamente, lideran un proceso de elección popular.

En las empresas lo podemos observar en los equipos de trabajo donde cada uno de los integrantes es conocedor de una materia diferente, alternando la dirección del grupo entre los especialista disponibles, dependiendo de la etapa en que se encuentre el proyecto.

Este tipo de Liderazgo es muy evidente en el mundo de la Web, en el cual existen muchos Líderes que se unen en Alianzas estratégicas para dar solución a los problemas humanos, organizándose en estructuras planas (en vez de piramidales) de mando, autoridad, control y ejecución.

Ésta, creo que será la forma más predominante del Liderazgo futuro.

Auto-Liderazgo:

La calidad del Liderazgo siempre será una función directa del conocimiento y aceptación interior que posea el Líder, por lo tanto, el Auto-Liderazgo es el fundamento del Liderazgo.

Cada cual es propietario de su auténtica y única marca de ser Líder, no existen dos iguales, ni hay una fórmula para serlo.

El Liderazgo no es algo que se pueda obligar a ser ni a obedecer. Es una exteriorización espontánea de lo que llevamos dentro.

Se podrán tener muchos deseos de ser Líder, incluso poseer un alto cargo o posición jerárquica, poder o autoridad, pero el hombre que desconoce sus potencialidades y limitaciones tratará de avasallar a sus seguidores, de someterlos y expropiarles sus libertades. Ese no debe ser llamado Líder, aunque su grupo de seguidores sea descomunal.

“El verdadero, auténtico y original Líder surge del interior del ser y se proyecta hacia el exterior social, es como tener dos mitades unidas por un puente donde fluye la energía del Líder auto-dirigido por su deseo de servir y trascender más allá de cualquier sueño imposible.”

1 comentario: