viernes, 24 de septiembre de 2010

Una Nueva Forma De Liderazgo: El Liderazgo Compartido


Los equipos interfuncionales involucran cada vez más entre sus formas de funcionamiento, el Liderazgo compartido, en el que los miembros asumen el Liderazgo en función de sus conocimientos y habilidades.

En lugar de contar con un único Líder de equipo, el equipo tiene muchos Líderes.

Las personas se ubican en el tiempo, de acuerdo a las tareas necesarias para la ejecución de cada etapa del proyecto o actividad específica que se desea completar.

Los equipos interfuncionales se están convirtiendo en la base de la creación y explotación de conocimiento en las organizaciones.

Estos equipos están formados por una gran diversidad de personas que, en conjunto, poseen las habilidades necesarias para realizar las tareas.

Este sistema cuestiona los fundamentos del Liderazgo tradicional.

En general, se considera el Liderazgo como una función en la cual una persona es "responsable", mientras todos los demás son sus seguidores.

Sin embargo, se puede decir que el Liderazgo es más parecido a un proceso y es algo que puede ser compartido.

Es decir, una persona con conocimientos claves, capacidades y habilidades para una tarea que es parte de un proyecto, dirige el grupo hasta que se complete esta tarea, a continuación, otra persona toma la delantera para dirigir la completación de otra tarea, y así sucesivamente, hasta culminar el proyecto.

Con este nuevo tipo de Liderazgo compartido se consigue asegurar el éxito de un proyecto o una organización a través de la asignación de actividades específicas a quienes posean las mejores habilidades, en cada caso. Por otra parte, permite curar el bajo rendimiento en equipos dominados por un solo Líder.

Esta perspectiva sobre el Liderazgo de contradice el punto de vista tradicional de los Líderes de equipo.

Históricamente, la dirección del equipo ha sido concebida en torno a un solo individuo (el Líder) y la forma en que la persona dirige, motiva y controla a sus seguidores.

Este punto de vista sesgado se ha visto reforzada por la cobertura de los medios de comunicación populares a los Líderes prominentes.

En los últimos años, sin embargo, algunos han cuestionado esta nueva concepción, argumentando que el liderazgo involucra funciones y actividades que pueden ser compartidas entre los miembros de un equipo u organización. Esta línea de pensamiento está ganando fuerza cada vez mayor.

¿Por qué el interés en el Liderazgo compartido ha aumentado de repente?

La competencia, ya sea nacional o mundial, está llevando a las empresas hacia nuevas formas y nuevos modelos de organización y los equipos son fundamentales para esta perspectiva.

Mientras, por una parte, se le ha dado gran importancia a la presencia de la Dirección General, por otro camino se ha determinado que las empresas con más alto rendimiento en sus operaciones, están organizadas en equipos de trabajo donde se practica el Liderazgo compartido.

Para abordar las oportunidades que tenemos actualmente y los retos a que nos enfrentaremos en el futuro, es provechoso utilizar el talento individual, a través del trabajo en equipo disciplinado y el empleo del Liderazgo compartido.

La nueva estrategia ganadora consiste en enfocarse en la gente y su desarrollo social, así como crear equipos de trabajo multidisciplinarios y capacitados, que rendirán excelentes resultados. Lo que distingue a estos equipos interfuncionales de las formas tradicionales de organización es la relativa ausencia de la autoridad jerárquica formal.

Mientras que un equipo multi-funcional puede tener un Líder designado formalmente, este individuo es más comúnmente tratado como un igual.

Por ejemplo, fuera del equipo, este Líder, a menudo, no tiene autoridad jerárquica sobre los miembros individuales.

Por otra parte, el Líder formal tiene, por lo general, una situación de desventaja respecto del conocimiento. Después de todo, el propósito del equipo multidisciplinario es colocar a un conjunto diverso de conocimientos juntos.

La experiencia del Líder formal normalmente representa sólo una de las numerosas especialidades del conjunto.

Así, el Líder es altamente dependiente de la experiencia de todos los miembros del equipo.

El Liderazgo, durante la configuración de los equipos multi-funcionales, no está determinado por las posiciones de autoridad, sino por la capacidad de los individuos para influir en sus compañeros y por las necesidades del equipo en cualquier momento dado. Además, cada miembro del equipo posee una perspectiva, conocimientos y capacidades únicas, cuyo aporte será de gran beneficio para el equipo.

En diferentes momentos de la vida del equipo, hay circunstancias en que estas diferentes experiencias proporcionarán una plataforma adecuada para compartir el Liderazgo entre los miembros de dicho equipo.

¿La aplicación de liderazgo compartido puede ser dolorosa? Para muchas organizaciones, la respuesta lamentable es que sí.

Sin embargo, la alternativa representada por la falta de optimización y la sobrecarga de los Líderes de equipo, puede ser, en última instancia, aún más doloroso.

¿Esto significa la caída del Liderazgo jerárquico? La respuesta es claramente, no. No es una cuestión de elegir entre el Liderazgo jerárquico y el Liderazgo compartido. Por el contrario, los problemas se presentan cuando tratamos de definir los siguientes aspectos:

(1) ¿Cuándo el Liderazgo compartido es más apropiado?,

(2) ¿Cómo se puede desarrollar el Liderazgo compartido, y

(3) ¿Cómo se pueden hacer intercambios efectivos entre el Liderazgo jerárquico y compartido.

Al abordar estos temas, las organizaciones experimentarán hacia la práctica más adecuada de Liderazgo en la era del trabajador del conocimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario