martes, 14 de septiembre de 2010

El Impacto del Lider

Los trabajadores cumplen mal con malos jefes y muy bien con buenos jefes.

Por eso es importante tener buenos jefes y, si eres jefe o si aspiras a ser jefe algún día, mejor ser considerado bueno que malo. Por eso hay que estar atentos a lo que otros piensan que es un buen jefe, no sólo los análisis académicos pero, muy importante, lo que piensan los trabajadores que es un buen jefe. Cualquier consejo nos ayuda a aprender.

Por otra parte el artículo nos dice que el impacto real de los jefes sobre los resultados, tanto el impacto bueno como el malo, está en 15% comparado con el 50% que se les atribuye.

Para mantener la ilusión de control, nos dan cuatro pistas de cómo el jefe puede actuar, que explican en el artículo en referencia, y que son las siguientes:

Expresa confianza, incluso si no la sientes.

No vaciles.

Recibe y da crédito.

Cúlpate a ti mismo.

Adicionalmente, nos dicen que jefes que pisotean sobre los derechos de sus trabajadores pueden impulsar los resultados en el corto plazo, pero este cortoplacismo suele minar la creatividad, la eficiencia y el compromiso de su gente. Los mejores jefes se enfocan en impulsar el desarrollo y el rendimiento de sus trabajadores y, para eso, nos dan algunas estrategias que los jefes pueden seguir, incluyendo las siguientes:

Aporta seguridad psicológica.

Escuda a las personas.

Hacer pequeños gestos.

¿Vemos nuestros jefes en algunos de estos gestos o se preocupan sólo de impulsar los resultados en el corto plazo?

La conclusión es que el buen jefe saca lo mejor de sus trabajadores y atrae los mejores. Si alguien tiene gente vaga, ineficiente y poco motivado, que primero mire en el espejo para buscar la solución.

Fuente:McKinsey Quarterly

No hay comentarios:

Publicar un comentario