martes, 7 de septiembre de 2010

7 atributos de liderazgo que atraen el éxito profesional y económico


  1. Iniciativa para aprovechar o generar oportunidades.

    Victoria trabaja para una agencia de viajes de turismo receptivo como vendedora. Sus ingresos eran limitados. Una vez, descubrió un pequeño poblado cerca de la ciudad donve vive, con infraestructura turística desaprovechada por los pobladores.

    Habló con el líder de todos ellos y le preguntó si estarían interesados en que ella promocionara el lugar, a cambio de un arreglo económico. Desde luego que aceptó.

    Luego Verónica habló con su jefe, le comentó que ella se encargaría de hacer todos los arreglos y permisos necesarios para dicha promoción a cambio del 50% de las utilidades de ese proyecto, aprovechando los contactos y recursos de la agencia de viajes. El dueño aceptó.

    En este caso se dio una maravillosa combinación: por un lado ahí estaba la oportunidad. Por el otro, Verónica la aprovechó e hizo las gestiones necesarias para que saliera ganando en todo ello. Construyó para sí misma su propia plataforma de crecimiento profesional y económico.

    Tu tarea es: empujar para que las cosas sucedan.

  2. Desarrollar fuerza interior y confianza en ti mismo.

    El líder dispuesto a todo sabe que no se da el lujo de iniciar un proyecto o asumir un reto con inseguridad, porque estará implícitamente sembrando el fracaso desde el inicio.

    Si estás
    seguro y confiado de ti mismo, proyectarás autoridad y dominio con sólo tu presencia, te vuelves carismático y la gente te respetará con facilidad, magnetizando más experiencias positivas a tu alrededor, sin emplear el uso de la fuerza o el miedo.

    Tu tarea es: aprender a confiar en tus propios conocimientos y habilidades, en curar tus sentimientos de inferioridad y evitar que las malas experiencias del pasado sigan marcando tu presente e impacten tu futuro.

  3. Sentirte responsable de tu forma de reaccionar ante el reto o dificultad.

    Tal vez éste sea el rasgo que le confiere a un líder más madurez.

    Si le echas la culpa de tu situación actual a tu jefe que es un intransigente, a tu equipo de trabajo que es apático, al gobierno por la gran carga de impuestos que crea o por las altas comisiones que el banco le carga a tu tarjeta de crédito, jamás dejarás de comportarte como una víctima y como tal, siempre te verás a ti mismo limitado, inferior y débil.

    Tu tarea es encontrar formas saludables de abordar, resolver o superar los retos o problemas que estés viviendo.Con valor. Viendo la situación desde una posición de poder que te permita encontrar los caminos de acción más efectivos. Haz lo necesario para buscar las respuestas donde quiera que éstas se hallen.

  4. Cultiva todo tipo de relaciones públicas.

    Una vez conocí al Director de Proyectos Comunitarios de una Universidad que se encargaba de recaudar fondos internacionales para la implementación de los programas. Una vez escuché referirse a un activista de la localidad como “hippioso” (de hippie) y evitó en todo momento contacto con él.

    No tardó mucho tiempo en que ese “hippioso” fuera elegido por la UNICEF para la ejecución de proyectos relacionados con la niñez y, automáticamente, tuvo acceso a fondos internacionales de gran envergadura. Y claro, dentro de sus planes dejó fuera al Director de Proyectos Comunitarios mencionado anteriormente.

    ¿Te das cuenta como este líder ”atrajo” hacia sí la escasez para sus proyectos?

    Tu tarea es desarrollar una apertura genuina e interactuar con todo tipo personas. No significa que necesariamente comulgues con las ideas de todo el mundo, simplemente que entiendas que pueden representar para ti una fuente de abundancia: un nuevo negocio, un recurso que necesites o simplemente te proporcionen la idea maravillosa que te hacía falta.

  5. Acceder constantemente a estados emocionales potenciadores.

    Un estado emocional potenciador es aquel que te coloca en la posibilidad de recurrir a tu centro, en el que se encuentran infinitos recursos que la naturaleza te ha dado para superar retos y vencer obstáculos, pero que muchas veces se encuentran dormidos o inhibidos.

    Tu tarea es activarlos procurando estar bajo el influjo de emociones que te empoderen, tales como la relajación, elentusiasmo, la alegría, la esperanza, la expectativa positiva, el gozo, la gratitud, etc.

    Estados como el pesimismo, la tristeza, la decepción, la depresión disminuyen tu potencia como líder y tu capacidad para descubrir las oportunidad de éxito y riqueza “escondidas” a tu alrededor.

  6. Aprender a venderte.

    Para todas las personas, pero principalmente para ti mismo, como líder, debe ser evidente el valor agregado que estás aportando. ¿Por qué relacionarme contigo mejorará mi calidad de vida? ¿De qué manera el producto o servicio que ofreces cubre mis necesidades? ¿Por qué si te contrato como un colaborador de mi equipo será la mejor decisión que tome en mi vida?

    Robert Kiyosaki sugiere en su libro “Padre Rico, Padre Pobre” que si quieres triunfar en la vida, una de las cosas que debes hacer es aprender a vender y a venderte. Por lo que recomienda, incluso, tomar algún curso relacionado con la materia aún cuando tu trabajo o profesión actual no tenga qué ver con las ventas directamente.

    He notado que los ejecutivos con posiciones de mando con
    baja autoestima les cuesta trabajo “venderse” porque se ven a si mismos como inferiores. Desde luego, esto limitará mucho sus oportunidades de mejores empleos y de ingresos económicos. Por supuesto, ni pensar en poner un negocio mientras no se cambie de perspectiva.

    Tu tarea es trabajar con tu autoestima, considerarte un ejecutivo valioso (no sólo porque lo pienses, sino porque te das cuenta que tienes talentos y virtudes que generan valor agregado a los demás) y dicho sea el paso, tómate un curso de ventas.

  7. Ejercita tu vocación natural.

    Cada ser humano nació con un conjunto de valores, virtudes y talentos naturales. Cuando éstos se descubren, se cultivan y se ponen a trabajar, son la principal fuente de
    poder y atractivo de un líder.

    Las cosas las harás bien por gusto, no por encargo; sobresaldrás de los demás sin que tengas qué hacer esfuerzos sobrehumanos; y si además tienes el hábito de estar en estados emocionales potenciadores ¡serás dinamita pura!

    Tu tarea es descubrir para qué tienes talento natural y llévalo inmediatamente a la práctica. Sabrás que es tu vocación porque tu liderazgo lo llevarás con verdadera felicidad, aún cuando haya problemas u obstáculos de por medio.
Estos siete atributos son en su conjunto los que harán que te conviertas en un imán que atrae oportunidades profesionales únicas y un sinfin de caminos para aumentar tus ingresos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario