viernes, 27 de agosto de 2010

Convertirse en un Líder



Ser un líder no es lo mismo que ser un Gestor o un Directivo, y viceversa. Los gestores ponen orden a la complejidad y hacen que todos cumplan los horarios y las reglas establecidas.


Los líderes por el contrario, tratan con la ambigüedad, el cambio y la oportunidad, logran que se llegue donde no se ha llegado antes, por supuesto que esta distinción no es totalmente rigurosa, puesto que los líderes deben dirigir


Con el fin de ser eficientes, el liderazgo no puede basarse en simplemente en la inspiración y en las grandes perspectivas sino también en los resultados.


Se debe liderar en las propias esferas de responsabilidad, es necesario crear una visión para que su equipo la siga, poseer destreza en comunicación para lograr apoyo, recopilar recursos, desarrollar la motivación que posee cada elemento del equipo, Generando así una motivación de equipo que influya en la actitud para solucionar conflictos de tipo creativo.


Hoy los líderes ya no poseen la autoridad indiscutible, ya no son los reyes ni los generales, los jefes ejecutivos que poseían todo el peso de la autoridad en la organización.


Las Organizaciones de hoy son menos jerárquicas y cada vez son más los líderes que creen que la autoridad incuestionable tiene cada vez menos utilidad y están convencidos que para hacer que sus equipos se muevan en la dirección correcta es preferible:


- Confiar en la influencia personal


- La Diplomacia


- Las destrezas de comunicación


- La resolución de conflictos


- Y el incentivo de la motivación



Los líderes deben estar alerta y expectantes. Debido a la rapidez de los cambios deben ser capaces de:


- Reconocer las oportunidades y amenazas


- Conseguir una respuesta por parte del equipo a esas oportunidades y amenazas


- mantener una actitud positiva ante situaciones de crisis, riesgo y ambigüedad.


- Equilibrar las tensiones existentes entre los miembros del equipo


No hay comentarios:

Publicar un comentario