martes, 13 de julio de 2010

PORTERO, CAPITÁN Y LÍDER




Iker, el mejor portero del mundo, el último y el primer bastión de la roja, ha logrado hacer oídos sordos de los que sin esfuerzo lo critican, y con su liderazgo ha llevado a buen puerto el proyecto de soñar ser Campeones del Mundo.


La Roja se rinde a la grandeza de Casillas - Piqué dice que "fue como si el penalti lo hubiera parado la Virgen" y Cesc se pregunta qué habría pasado "sin el dios del fútbol español"




Lleva su nombre tanto tiempo en el Olimpo de los porteros españoles (Ricardo Zamora, José Ángel Iribar, Andoni Zubizarreta...) que parece que la gente buscara cualquier excusa para poner en duda su grandeza. Puede que no haya sido su mejor año, pero eso es también cuestionable.




El caso es que bastó con que Casillas saliera a buscar la pelota a los pies del suizo Derdiyok, lanzándose con la piernas por delante, para que en el entorno de la selección española se escucharan murmullos.




Era el debut de La Roja en el Mundial. Fue amargo, con derrota (0-1). "No está fino" es lo más suave que se oyó de Iker durante los primeros días en Sudáfrica. Pero resulta que el portero del Madrid no es leyenda viva del deporte español por casualidad. Así que ha llegado su momento. Se dijo aquí estoy yo, soy el capitán y este penalti lo paro. Y eso hizo el sábado contra Paraguay en los cuartos de final.




Piqué casi le había arrancado un brazo a un paraguayo al agarrarle para que no le ganara la posición mientras esperaba el saque de una falta lateral. "Se ha hecho un aclarado en el área, me he quedado solo allí en medio y claro... Agarrones como esos hay muchos, pero quedan ocultos entre tanta gente. Como no había nadie, lo ha visto todo el campo", se lamentó el central, que se quería morir.



Lanzó Cardozo para poner por delante a Paraguay en el marcador, pero no lo consiguió. Se tiró Casillas a la izquierda y detuvo el lanzamiento. "La verdad, pensé que acababa de bajar la Virgen y había parado el penalti", explicó Piqué, consciente de que, de no ser por Iker, ahora mismo estaría en casa carcomido por los demonios de la culpa. "Tuvimos suerte, acerté y enseguida hubo otro penalti que nos volvió a meter en el partido", se limitó a decir Casillas, que, al final, tuvo otra actuación destacada a pies de Santa Cruz: "No hay para tanto. El primer chut se me escapa. Así que tengo suerte de reaccionar rápido". Casillas, el galáctico de Móstoles, es mucho Casillas. Pese a todos los murmullos que insinuaban su baja forma, no ha habido un entrenamiento en las instalaciones de la Universidad de Potchefstroom en el que no dejara el sello de su calidad.



"Ha trabajado a un nivel enorme. No comparto según qué comentarios. Veo a Iker trabajando como siempre", reconoce Ochotorena, el entrenador de los porteros. "Esta en su línea de seguridad y madurez habitual y la transmite a todo el equipo. Es el líder como capitán, dentro del campo donde lo tiene que ser, y también fuera", sostiene Vicente del Bosque, que durante lo que llevamos de Mundial no se ha cansado de decir que ha visto a Iker implicado como siempre en el grupo.



Las dudas en torno al estado de forma del meta madridista indignan a sus compañeros de portería, Victor Valdés y Reina, a quien precisamente dedicó Casillas la parada del penalti. "Me ha dicho por dónde me lo iba a tirar", aseguró el capitán. "A mí me lo tiró allí con el Benfica, dos veces, pero el mérito es solo suyo. Es un fenómeno. Espero que sirva para que se le respete mucho más porque se lo merece", comentó Reina. Valdés también le alaba: "Iker ha demostrado lo que es. Ha tenido una actuación muy buena. Ha sido fundamental en la victoria. Nosotros nos hemos mantenido al margen de lo que se decía de él. Trabajamos día a día. Intentamos ayudarle como a cualquier compañero. No es el tipo de jugador sobre el que haya que estarle encima. Tiene experiencia. Sabe lo que hay".



"Iker siempre está", dice Iniesta. Lo de Cesc es pura devoción: "Este tío es un ídolo, un dios para el fútbol español. En los momentos importantes siempre está y hay que agradecerle muchas cosas porque siempre que le necesitas le encuentras". Para Xavi, no hay duda: "Es el líder de este equipo. Los demás le seguimos y le ayudamos en lo que podemos. La parada del penalti demuestra claramente qué carácter tiene. Es un ganador. El fútbol español le debe mucho, pero a veces tengo la sensación de que se habla por hablar".



Camino de alcanzar a Zubizarreta en sus 126 partidos internacionales (con 109, está a 17), 53 con el brazalete, Casillas ya es el futbolista español que en más encuentros ha actuado de capitán, por delante del portero de Aretxabaleta y de Raúl. No parece que el dato le preocupe. Seguramente, bastante tiene con ejercer de líder, capitán y portero, que no es poco.
Fuente: El País, Luis Martín


No hay comentarios:

Publicar un comentario