miércoles, 14 de julio de 2010

Organización en RED



Después de un análisis exhaustivo de la teoría de los sistemas complejos y de los procesos adaptativos e inteligentes, se definió una Organización en Red, como una forma inteligente de organizar las situaciones de crecimiento autogenerado, simplificando los ciclos ordenados y flexibles de adaptación al medio complejo real, utilizando reglas mínimas de conectividad adquiriendo un mayor volumen de crecimiento individual y asociado.



La calificación de organización inteligente en un sistema complejo de crecimiento, llevó a la definición de dos reglas ordenadoras claves.




-La primera es la de Inteligencia real de las situaciones de crecimiento.


Consiste en la identificación de la existencia o inexistencia de conexiones (relaciones) de una Red de crecimiento real, con capacidad cierta para crear condiciones adaptativas que reduzcan y simplifiquen la complejidad de las interrelaciones entre la organización y su medio (interno y externo).


Esta regla es crítica. Constituye la condición necesaria para el crecimiento inteligente en red. Es una toma de conciencia, como paso inicial en la búsqueda del crecimiento que consiste en reconocer al objetivo del crecimiento como un primer móvil de la red. En este marco no existen medias tintas.


O se preparan y consolidan los estados y acciones concretas de crecimiento o se los ignora por una falta de interés, un aprendizaje insuficiente para el crecimiento eficaz u otras creencias del mismo estilo negador.


En otras palabras, se crea una masa de crecimiento organizacional, que arranca en las estructuras conceptuales que dividen en partes y regulan el crecimiento de la red; o la estructura organizacional de la red; es sólo un objeto estático que permanece en un estado de estancamiento con tendencia a la desaparición de la empresa si se acentúan estas condiciones existenciales negativas.




-La segunda regla, es la de la Inteligencia evolutiva.


Esta complementa la Inteligencia actual, haciéndola evolucionar mediante un aprendizaje constructivo. Transformando la masa de crecimiento actual, todavía en la idea y el concepto, en una acción dinámica de apertura mental, para la búsqueda de nuevas oportunidades de crecimiento, encadenando las distintas situaciones corrientes de crecimiento.


Esta regla crea las condiciones suficientes de la inteligencia de la red. Ambas formas de inteligencia constituyen en realidad una única inteligencia de crecimiento, utilizando las técnicas, estrategias y sistemas derivadas de una organización en red.




Fuente: La organización en red, una forma inteligente de crecer, Héctor j. Lazzarini...

No hay comentarios:

Publicar un comentario